La inseguridad alimentaria se agudizó en países de Centroamérica como resultado de la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus y el impacto de distintos desastres naturales que han azotado la región, dijo el martes el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

El WFP (por sus siglas en inglés) detalló en un reporte que el hambre en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua se disparó hasta alcanzar a cerca de ocho millones de personas en 2021 desde los de 2.2 millones de personas que se contabilizaban en 2018.

Le puede interesar: En Centroamérica 7.9 millones de personas son afectadas por el hambre

Según la agencia, los devastadores huracanes que golpearon América Central el año pasado destruyeron más de 200,000 hectáreas de alimentos básicos y cultivos comerciales en las cuatro empobrecidas naciones, que ya venían lidiando con la pérdida de empleos y la contracción económica derivadas de la pandemia.

“Casi el 15% de las personas encuestadas por WFP en enero de 2021 dijeron que estaban haciendo planes concretos para migrar porque sus casas y cultivos habían sido destruidos, los alimentos se estaban agotando y las oportunidades de empleo estaban disminuyendo”, puntualizó.

La agencia dijo además que 1.7 millones de personas en la región, se encontraban en la categoría de “emergencia” y necesitan asistencia alimentaria urgente. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

América Latina triplicó su inseguridad alimentaria severa en 2020 respecto al año anterior y afectó a 10 millones de personas, situación que eleva las alertas sobre la falta de redes de protección social en la región para paliar el impacto de la pandemia de la covid-19.

Así lo advirtió este martes la ONG Acción contra el Hambre, para quien “sin redes de protección sólidas en forma de subsidios, la enfermedad supone una condena al hambre para quienes vivían al día en la economía informal, han perdido su empleo o encuentran alimentos cada vez más caros en los mercados”.

De acuerdo con el informe de la ONG que se presentó en una conferencia virtual, América Latina registró el año pasado el mayor aumento relativo de inseguridad alimentaria del mundo, un escenario que evidencia que la falta de redes de protección está “tendiendo puentes directos entre la covid-19 y el hambre”.

*Con información de Reuters y EFE