La ciencia de datos aplicada a la medicina permite garantizar tratamientos que reducen la mortalidad de los pacientes y se adaptan a enfermedades como el Parkinson, esclerosis múltiple o ceguera, de acuerdo con la farmacéutica Roche.

“Si un paciente tiene esto al alcance de la mano, tiene la opción de dar su consentimiento para ser parte de una investigación que lo ayude a estar bien. Los datos anónimos pueden ir a un grupo de investigación para ayudar a comprenderlos y poner los conocimientos en acción; por ejemplo, ahora tenemos un conjunto de datos de esclerosis múltiple construido por hasta 5,000 pacientes”, explicó Jill Hopkins, Directora Global de Oftalmología y Atención Sanitaria Personalizada de Roche, en conferencia de prensa global.

De igual forma, destacó que el Moorfields Eye Hospital de Reino Unido no solo se centra en la salud ocular y el interrogatorio de este tipo de enfermedades, sino también en el análisis de imágenes de la retina, lo cual permite obtener datos de calidad para generar información que facilite la comprensión de la enfermedad.

“Una gran cantidad de datos es algo bueno, hablamos sobre la calidad de lo importante que es aprovechar la inteligencia artificial, además de impulsar el uso de herramientas que permitan ejemplificar una fotografía de un examen de retina, esto es increíblemente importante porque significa que los pacientes pueden tener una enfermedad tratable o potencialmente mortal“, agregó Hopkins.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica.

La oftalmología digital es un ejemplo de estas prácticas para integrar la gestión de la salud en la vida cotidiana de un paciente, a través de las cámaras y sensores de sus teléfonos inteligentes.

El uso de herramientas de medición y monitoreo del hogar ayudan a clasificar a los pacientes y determinar si necesitan visitar a su médico o realizarse un examen ¿Existe un tratamiento que pueda ayudar a mantener la visita al consultorio más segura al limitar la cantidad de pacientes que podrían estar experimentando problemas de visión? Sí y Roche lo tiene”, declaró Pravene Nath, Director Global de Estrategia de Salud Digital de Roche.

Biomarcadores digitales: freno para enfermedades

Los biomarcadores digitales toman ventaja en enfermedades como Parkinson, en la cual los pacientes deben llevar un diario de síntomas, sin embargo, esta herramienta está sujeta a sesgos de memoria y otros desafíos.

Ante esto, Roche desarrolló medidas digitales de habilidades motoras y rutinas diarias que se pueden implementar usando un teléfono o reloj inteligente, donde los datos se obtienen de forma activa y pasiva, para recabar una información con ello, obtener bases de datos objetivas.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.

“Creemos que es importante que ayudemos a remodelar la forma en que las herramientas digitales se integran perfectamente en el mundo real para que se adopte a escala; podemos obtener el beneficio, estamos trabajando para comprender mejor cómo se pueden combinar las herramientas digitales y los servicios relacionados con la salud, con el fin de compensar la carga y agregar valor para los pacientes”, explicó Nath.

Asimismo, agregó que la tecnología puede beneficiar a los 8 millones de personas con enfermedad ocular en etapa tardía o sin tratamiento, ya que el especialista en retina le brinda al paciente menos tratamientos gracias a los medicamentos especializados, junto con tecnología derivada de la ciencia de datos.