El Tribunal Supremo israelí limitó hoy el uso de tecnología de los servicios de inteligencia para rastrear a contagiados de COVID-19, que se utiliza desde mediados del año pasado y que a partir del 14 de marzo sólo podrá emplearse como “herramienta complementaria“.

La decisión establece que la tecnología del servicio de seguridad interior, sólo podrá utilizarse para casos individuales, específicamente pacientes con coronavirus que rehúsen acatar las normas o no informen sobre sus contactos con otras personas.

Hasta ahora, esta tecnología se utilizaba para rastrear los teléfonos no sólo de portadores del COVID-19, sino también de todas aquellas personas que habían entrado en contacto con ellos.

El fallo, que llegó tras una petición de organizaciones de derechos humanos para abolir el programa de espionaje, apuntó que “el Gobierno justificó la severa vulneración de derechos fundamentales por el grave e inmediato peligro que representa para la ciudadanía la propagación del coronavirus”, pero que, siendo una medida temporal, se estaba convirtiendo en algo permanente.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El viceministro de Sanidad, Yoav Kisch, expresó hoy su rechazo a este fallo, que dijo representa “un crimen contra la salud de los ciudadanos israelíes”.

La decisión de permitir el uso de herramientas tecnológicas destinadas al antiterrorismo para combatir la propagación de COVID-19, generó una fuerte polémica el año pasado, incluyendo un fallo del Supremo en favor de su implementación y su posterior aprobación por parte del Ejecutivo. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Estudio israelí: primera dosis de BioNTech/Pfizer reduce contagios en 85%

Anteriormente, se había registrado un estudio publicado en la revista científica “The Lancet”, realizado por el mayor hospital de Israel.

El estudio, publicado en la revista científica “The Lancet”, fue realizado por el principal hospital de Israel en más de 7.200 de sus empleados que recibieron la primera dosis en enero.

La primera dosis de la vacuna contra COVID-19 de la farmacéutica alemana BioNTech y su socio estadounidense Pfizer es eficaz en 85% de los casos, según un estudio publicado en la revista científica The Lancet llevado a cabo en el personal de salud del mayor hospital de Israel.

*Con información de EFE y DW