La cantidad de empleados registrados en el servicio social de Guatemala disminuyó en un 3% en diciembre de 2020, con respecto al mismo periodo de 2019. Dichos resultados, explicarían la crisis económica generada por la pandemia del COVID-19.

Los detrimentos porcentuales más grandes se dieron en los municipios de Sacatepéquez, Quetzaltenango y Guatemala, los cuales presentaron bajas respectivas de 9%, 7% y 4.5%

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Sobre esta situación, el analista Fabian Juarez, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), comentó en entrevista con Prensalibre.com:

“… los impactos más drásticos se dieron en esos departamentos ya que en Sacatepéquez su principal actividad es el turismo, el cual estuvo totalmente restringido por casi seis meses y aún mantiene ciertas medidas de control.”

Te invitamos a leer: Guatemala se prepara para sexto informe del cambio climático en el mundo

En el caso de los otros dos municipios, la principal razón dada es la gran cantidad de empresas e industrias que operan dentro de estos. 

A lo anterior se agrega que cientos de negocios tuvieron la necesidad de suspender contratos con algunos de sus trabajadores para poder solventar la etapa vivida actualmente o reducir el número de su plantilla.

En cuanto al impacto, Juarez explicó: “… así como la pérdida de empleos fue excepcional, dejando un serio deterioro en 2020, la recuperación de éstos también lo fue, aunque en menor medida, en los últimos meses del año, dejando mejores perspectivas para 2021.”

Los próximos meses serán cruciales para determinar si el panorama positivo no es solo un espejismo, para que así la economía de Guatemala pueda encontrar una franca recuperación. De lograrlo, esto derivaría en una mayor generación de oportunidades, empleos y estabilidad.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.