EFE.- Los Estados miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) no consiguieron hoy llegar a un acuerdo para suspender por un tiempo limitado las patentes que protegen las vacunas y otras tecnologías relacionadas con la covid-19, y señalaron que se trata de un asunto que requiere más discusiones.

Los gobiernos de la India y Sudáfrica presentaron una propuesta en ese sentido el pasado noviembre con el fin de incitar la transferencia de ese conocimiento -en poder de las compañías que han desarrollado las vacunas, los test de diagnósticos y otros insumos- a productores en países en desarrollo.

Esto permitiría incrementar significativamente la capacidad de producción, que actualmente no puede cubrir la demanda mundial particularmente en el caso de las vacunas, aunque últimamente también se registra escasez de insumos indispensables para el funcionamiento de algunas plataformas de test de covid en varios países de bajos ingresos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Adicionalmente, ampliar los sitios de producción de vacunas y de otros productos abarataría los costes.

“Los Estados no alcanzaron un consenso para negociar el texto y dijeron que se necesitan más discusiones”, confirmó una fuente de la OMC al comentar las conclusiones de una reunión en la que se abordó este asunto.

Los países en desarrollo han apoyado de forma masiva la iniciativa indo-sudafricana, que en las primeras discusiones realizadas en diciembre y enero fueron criticadas por un grupo de países vinculados con la gran industria farmacéutica, que alegaban que pasar por alto las patentes era perjudicial para la innovación.

La decisión en la OMC ha sido hoy que el asunto siga bajo análisis en su Comité dedicado a asuntos de propiedad intelectual y comercio, sin fijar ningún plazo para tomar una decisión definitiva.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Ello a pesar de que en sus intervenciones todos los países estuvieron de acuerdo en que es necesario garantizar un acceso amplio a las vacunas contra la covid-19.

Ningún país, ni siquiera aquellos que antes se habían posicionado en contra, se atrevió a rechazar públicamente la propuesta en vista de lo sensible del asunto y utilizaron el argumento de que es necesario reflexionar acerca de si levantar temporalmente las restricciones que imponen las patentes es el enfoque adecuado para luchar contra la pandemia.

En la misma línea, varios países occidentales dijeron que sería conveniente escuchar la posición de la industria farmacéutica, por ser la que tiene la información más detallada sobre las proyecciones de producción de las vacunas.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“Nadie dijo que no, pero hubo intervenciones que pidieron seguir discutiendo sobre cómo encontrar el equilibrio entre la necesidad de innovación y la urgencia que impone la pandemia”, comentó la citada fuente.

La Federación Internacional de Productores Farmacéuticos ha transmitido su pesar por a situación, por la oposición a la posibilidad de que sus productos sean copiados en otros países.