EFE.- El Gobierno de Nicaragua amplió este jueves el proceso de vacunación contra el COVID-19 a los departamentos (provincias) del interior del país, luego de dos días de haber centrado sus esfuerzos en la capital, Managua.

La campaña en el interior de Nicaragua comenzó en el departamento de Chinandega, en el extremo noroeste del país, conocido por tener las mayores tasas de insuficiencia renal crónica, cuyos pacientes fueron elegidos como el primer grupo para recibir la vacuna contra el COVID-19 por el Ministerio de Salud, que no dio explicaciones sobre la estrategia.

“Chinandega es un departamento muy importante, donde tenemos pacientes de hemodiálisis. Poco a poco vamos a cubrir todos los hospitales del país, públicos y privados, donde se realizan hemodiálisis”, dijo la asesora presidencial para temas de la salud Sonia Castro, destituida del cargo de ministra de Salud en 2020 luego de recibir sanciones de países, como EU, que la acusan de “violaciones a los derechos humanos” en el marco de la crisis sociopolítica que vive el país desde abril de 2018.

El Gobierno de Nicaragua realiza el proceso de vacunación con la fórmula Sputnik V, fabricada en Rusia, de la cual recibió en días recientes un cargamento cuya una cantidad no ha sido revelada.

En la víspera el Ministerio de Salud informó que a partir de la próxima semana será aplicada la vacuna AstraZeneca producida en la India, de la que se espera lleguen al país 130,000 dosis dentro de dos días.

Te puede interesar: Nicaragua extiende la vacunación contra el covid de forma escalonada

Las proyecciones del Ministerio de Salud son de contar con 432,000 dosis entre mayo y junio, a través de la Alianza Gavi para las Vacunas y el Mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que busca garantizar el acceso a las vacunas para países pobres.

Hasta ahora el Gobierno mantiene silencio sobre la estrategia de vacunación contra el COVID-19, que se aplica solamente a personas con fallas renales que lo soliciten de manera voluntaria, quienes deben firmar un documento en que en el que exime de responsabilidades a las autoridades ante cualquier complicación.

INFORMACIÓN ESCASA

Los médicos y expertos en diversas áreas aglutinados en el Comité Científico Multidisciplinario (CCM) han arreciado sus reclamos al Gobierno por la escasa información que brinda sobre el proceso de vacunación y la exoneración de responsabilidad estatal, porque consideran que viola los derechos humanos y la Constitución de Nicaragua.

El CCM también ha advertido sobre la urgencia de vacunar al sector sanitario, para que este trabaje de manera segura y no se convierta en transmisor de la pandemia, debido que enfrenta al coronavirus SARS-CoV-2 en primera línea.

Las autoridades todavía no han informado cuántos días pasarán antes de que la campaña de vacunación se extienda hacia otras zonas de Nicaragua, o hacia otros grupos de riesgo.

La pandemia ha dejado 174 muertos y 6,509 casos confirmados, según cifras oficiales.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook.

Por su lado, el independiente Observatorio Ciudadano Covid-19 reporta 2,976 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con el nuevo coronavirus, así como 13,140 casos sospechosos.

Según un estudio de exceso de mortalidad realizado por el CCM, la pandemia del COVID-19 dejó entre 7,600 y 8,500 muertos hasta agosto pasado, mes en el que el Gobierno suspendió la publicación de los boletines epidemiológicos.

El manejo de la pandemia en Nicaragua es motivo de preocupación en la Organización Mundial de la Salud (OMS), por la falta de restricciones para evitar su propagación, la escasa información sobre el impacto, la promoción de aglomeraciones, y mínimas medidas de prevención social.