Reuters.- Los gobiernos y las aerolíneas de Europa, esperan que los certificados de vacunas y las aplicaciones de salud digital puedan ayudar a que los viajes vuelvan a ser una realidad este verano boreal, tras un año de restricciones por el COVID-19.

¿Qué opciones se barajan, cómo funcionan y cuáles son las preocupaciones?

¿QUÉ SE NECESITA Y POR QUÉ?

Actualmente existen múltiples restricciones para viajar, con normas diferentes para cada país. Muchos países exigen que se demuestre un resultado negativo reciente en la prueba del COVID-19. Cumplir con las normas cambiantes es complicado para los pasajeros y las aerolíneas.

Una aplicación digital de salud o de viajes, tendría como objetivo mostrar a los pasajeros los requisitos actualizados para su destino y mostrar los resultados de las pruebas de COVID-19 y cualquier certificado de vacunación.

“Estas soluciones serán, por tanto, vitales para reducir esta complejidad y hacer más fluido el viaje del cliente”, dijo Luis Gallego, presidente ejecutivo de IAG, propietaria de British Airways.

Leer: Iberoamérica necesita impulsar el turismo sostenible: UCCI

Los aeropuertos dicen que comprobar los resultados de las pruebas, los formularios de localización de pasajeros para el seguimiento de los contactos y otra documentación lleva actualmente hasta 20 minutos por viajero. Una solución digital acelerará los controles y permitirá a los aeropuertos hacer frente a la recuperación del volumen de tráfico, añaden.

¿QUÉ OPCIONES HAY?

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), está trabajando en su aplicación Travel Pass, que contendrá certificados sanitarios autentificados, incluyendo pruebas de vacunación o resultados de pruebas.

British Airways, American Airlines y otras compañías, ya están probando la aplicación sanitaria móvil VeriFLY en sus vuelos.

CommonPass, desarrollada por el Foro Económico Mundial y la Commons Project Foundation, es otra plataforma que permite a las personas documentar su estado de COVID-19.

¿CÓMO FUNCIONARÁN?

La IATA dice que las aplicaciones permitirán a los laboratorios y centros de pruebas autorizados enviar los resultados o certificados de vacunación de forma segura a los pasajeros. Éstos podrán optar por compartir esos resultados con las aerolíneas o autoridades responsables de permitirles viajar.

CommonPass dice que permite a los individuos acceder a sus resultados de laboratorio y a sus registros de vacunación, además dar su consentimiento para que esa información se utilice para validar su estatus de COVID-19.

Los pasajeros de British Airways que optan por utilizar VeriFLY, se dirigen a puestos específicos para evitar que se les pida documentación como los resultados de las pruebas ya cargados a través de la aplicación. La aerolínea espera poder añadir enlaces digitales directos a los laboratorios y conectar la aplicación con su servicio de facturación en línea.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Esa sería una gran ventaja que nuestros clientes están deseando ver”, dijo Richard Treeves, jefe de resiliencia empresarial de la aerolínea.

¿CUÁNDO ESTARÁ DISPONIBLE?

La IATA ha dicho que su Travel Pass se lanzará a finales de marzo y que las pruebas comenzarán en las próximas semanas en los vuelos entre Londres y Singapur, en colaboración con Singapore Airlines.

VeriFLY ya está en funcionamiento para British Airways, que amplió su prueba a mediados de febrero para incluir todos los vuelos con destino al Reino Unido. Los desarrolladores de la aplicación tienen previsto añadir la compatibilidad con los documentos de vacunación cuando se conviertan en un requisito.

Sin embargo, el presidente ejecutivo de Ryanair, Michael O’Leary, advirtió el miércoles que es poco probable que un pasaporte de vacunas emitido por el gobierno, esté listo para la temporada alta de vacaciones.

¿CUÁLES SON LAS PREOCUPACIONES?

Muchos gobiernos y autoridades han advertido que cualquier pasaporte sanitario digital no debe perjudicar a quienes aún no se les ha ofrecido la vacuna. Privacy International, una organización benéfica centrada en la tecnología y los derechos, dijo que algunas comunidades, como los inmigrantes, podrían ser discriminadas.

Las aplicaciones también han suscitado la preocupación de los defensores de la privacidad y de la posible usurpación de identidad, la piratería informática y el fraude.

Privacy International citó “la preocupación de que el intercambio internacional de datos sanitarios se convierta en la norma más allá del propósito de los viajes internacionales y la gestión de la salud pública”.

La IATA afirmó que su aplicación se basa en una tecnología descentralizada, sin base de datos, que confina la información sensible al teléfono del usuario. VeriFLY también almacena la información crítica en el dispositivo de la persona y dice que se puede purgar fácilmente después del viaje.

¿QUÉ PASA CON LOS GOBIERNOS?

Gran Bretaña ha dicho que está trabajando con otros países para adoptar un marco internacional claro, con normas que proporcionen coherencia a los pasajeros y al sector de la aviación.

A finales de este mes, la Comisión Europea propondrá un “pase verde” digital para toda la UE que sirva como prueba de los resultados de la vacunación o de las pruebas de COVID-19, lo que podría permitir a los europeos viajar más libremente durante el verano.

Los gobiernos tendrán que aceptar las credenciales digitales como prueba de los resultados de las pruebas y de la vacunación, dijo el organismo mundial de aerolíneas IATA.

“Todo esto implica que los gobiernos se sientan cómodos con el proceso y la tecnología y, en algunos casos, que lo integren en los sistemas gubernamentales existentes”, dijo el director ejecutivo de Heathrow, John Holland-Kaye.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En Gran Bretaña, las personas vacunadas reciben actualmente un papelito, pero Nick Careen, de la IATA, dice que no debería ser “excesivamente gravoso” para el Servicio Nacional de Salud