BID Invest y ENGIE Energía Chile buscan generar electricidad limpia por medio del cierre de las centrales termoeléctricas de carbón y la construcción de una planta de generación de electricidad en base a energía eólica.

Para hablarnos más del tema tenemos a Gema Sacristán, Directora General de Negocio de BID Invest y Eduardo Milligan, Gerente de Finanzas ENGIE Chile. 

Nos pueden explicar puntualmente el proyecto de descarbonización en Chile.

Respuesta: Este proyecto se enmarca en la estrategia de descarbonización de la matriz energética de Chile que busca el cierre total de las centrales termoeléctricas de carbón para el 2040. Mediante este proyecto se dan los incentivos para que ENGIE Energía Chile adelante la desconexión de ciertas plantas antes de la fecha establecida y al mismo tiempo invierta en la construcción de una nueva planta de generación de electricidad en base a energía eólica que no solo es limpia (cero emisiones CO2), sino que además evita que se den las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de las plantas a carbón. 

Las emisiones evitadas se contabilizan y se las asigna un precio que es reconocido a ENGIE a través de una reducción en la tasa de interés en uno de los tramos del préstamo que se le da para financiar la nueva planta de generación de electricidad en base a energías renovables, lo que permite así acelerar el proceso de descarbonización de la matriz energética.

Te recomendamos: BID Invest apoya al sector alimentario en el Triángulo Norte de Centroamérica

En específico, se trata del proyecto Parque Eólico Calama, ubicado a 12 kilómetros de Calama, en el extremo norte de Chile. Este parque aportará con un total de 151 MW de capacidad instalada, gracias a la operación de 36 aerogeneradores de 4,2 MW de potencia cada uno.

Su construcción partió en septiembre de 2019 y es parte del plan de reconversión de activos de la compañía, que permitirá la implementación de diversas plantas de generación eléctrica que tendrán una capacidad de aproximadamente 1,000 MW de energías limpias para Chile. Asimismo, el financiamiento otorgado por BID Invest nos permitirá concluir su construcción y posteriormente su operación por 30 años.

Llegar a este punto fue parte de un proceso minucioso, donde en el marco de la COP25 de 2019, firmamos un acuerdo de entendimiento con BID Invest, para desarrollar este innovador instrumento financiero.

Durante 2020, ENGIE pasó por un proceso de due diligence, en el cual el equipo de BID Invest y la certificadora internacional Vigeo Eiris tuvieron la oportunidad de visitar nuestras operaciones y proyectos en Chile, que incluyó visitar el lugar de construcción del parque eólico Calama, así como conocer el relacionamiento de ENGIE con las comunidades. Asimismo, tuvieron la oportunidad de visitar el complejo Tocopilla con la finalidad de conocer el proceso de cierre de las centrales a carbón y su impacto en las comunidades del lugar, pues el acuerdo incluye que, a medida que se construyen proyectos renovables, se irán retirando del sistema centrales termoeléctricas a base de carbón.

¿Qué papel juega el BID Invest en este proyecto?

Respuesta: Desde BID Invest, hemos diseñado esta solución desde dos ángulos. Hemos creado la metodología para contabilizar y monetizar las emisiones de GEI evitadas por el reemplazo de centrales termoeléctricas altas en emisiones por centrales de energía renovable, y su subsecuente aplicación como un descuento al costo del financiamiento de una operación donde somos co-prestamistas. 

El paquete financiero de US$125 millones, está compuesto de un préstamo senior de BID Invest de US$74 millones, otro por US$36 millones del Fondo Chino para la Cofinanciación en América Latina y el Caribe y un tercero de US$15 millones de financiamiento mixto del Fondo de Tecnología Limpia (CTF, por sus siglas en inglés) que es el tramo que ofrece una tasa menor de interés. Además, el fondo multidonante NDC Acelera administrado por el BID y fondeado por el Fondo de Desarrollo Nórdico, Austria, Holanda y Suecia, financiaron el trabajo técnico que acompaña la transacción. 

Esta es la primera vez que se estructura una operación de este tipo en el mundo. Si bien ya existen experiencias de contabilización y monetización de emisiones de GEI, esta es la primera vez que se vincula al retiro anticipado de una central de carbón y su reemplazo por una fuente renovable. 

Nos podrían definir la importancia de que este tipo de proyectos sean apoyados por el BID Invest 

Respuesta: Desde BID Invest tenemos como objetivo contribuir al desarrollo sostenible de la región uniendo esfuerzos con clientes y socios del sector privado. Para ello, estructuramos soluciones innovadoras que aúnan nuestra experiencia sectorial con productos financieros y servicios de asesoría.

Buscamos ser pioneros, tomar el riesgo que muchas veces supone la innovación para probar estructuras que se hacen viables para crear efecto demostración y que otros nos sigan. Esperamos poder replicar esta estructura y desarrollar otras nuevas para apoyar a la descarbonización de las distintas industrias en el marco de la recuperación económica y los compromisos de neutralidad de carbono. 

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter.

Desde ENGIE, nuestro compromiso con la descarbonización se inició antes de lograr este importante acuerdo con BID Invest, donde hemos estado trabajando fuertemente como grupo a nivel mundial en una hoja de ruta clara y robusta hacia la carbono neutralidad. No obstante, sin duda que, este tipo de instrumentos juegan y jugarán un papel muy importante para acelerar la descarbonización de la matriz energética de Chile, y también en países de todo el mundo.

Actualmente no existe un mercado para las transacciones por reducir las emisiones de CO2, y vemos que, de consolidarse, podría ser un incentivo adicional para las empresas de todos los sectores productivos.

¿Qué otros proyectos de este tipo se están visualizando en la región latinoamericana?

Respuesta: En los últimos meses desde BID Invest hemos mantenido conversaciones con distintos clientes y ministros de Energía de la región para presentarles este mecanismo, con muy buena acogida. La flota de centrales altas en emisiones de CO2 es grande en la región (carbón y derivados de petróleo), y aspiramos a ser un agente catalizador para su reemplazo por fuentes de energía limpia a través de este tipo de instrumento. También creemos que podemos jugar un papel relevante en la descarbonización de otros sectores, como el del transporte público, incentivando a las ciudades a reemplazar sus buses de diésel con vehículos eléctricos.