EFE.- El envío de remesas de los migrantes de Guatemala en el extranjero subió un 12.6% durante el primer bimestre de 2021 en relación al mismo periodo del año pasado, según un informe divulgado este viernes por la banca central.

Entre enero y febrero pasado, de acuerdo con datos del Banco de Guatemala (BANGUAT), el país centroamericano recibió 1,849.7 millones de dólares en remesas.

En febrero último la cifra ascendió a 942.9 millones de dólares, superior a los 906.8 millones del mes de enero, detalló la institución.

Mientras que en el primer bimestre de 2019 los guatemaltecos radicados en el extranjero enviaron 1,642.6 millones de dólares en remesas familiares.

Los 207 millones de dólares más recibidos por Guatemala en los dos primeros dos meses de 2021 en comparación con 2020 representan un crecimiento del 12.6%.

CIFRAS EN ASCENSO

El año pasado Guatemala cerró con un nuevo récord de remesas con un monto superior a los 11,340 millones de dólares, una cifra muy similar a las exportaciones del país durante el mismo período de tiempo.

Leer también: Grupo importador invierte 20 mdd en centro logístico

Las autoridades estimaron que las remesas enviadas por los inmigrantes representaron ese año 14.6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Guatemala.

En los últimos años el envío de remesas ha estado en constante crecimiento, según los informes de la banca central.

En 2019 se recibieron 10,508 millones de dólares, mientras que en el 2018 los guatemaltecos radicados en el exterior enviaron a Guatemala 9,287 millones de dólares. Un año antes, en 2017, fueron 8,192 millones de dólares.

 De acuerdo a diversos informes, el dinero enviado desde el exterior sirve para la supervivencia de alrededor de seis millones de personas de las 16 millones que habitan en el país centroamericano.

En el extranjero viven más de tres millones de guatemaltecos, la mayoría de ellos en Estados Unidos, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En Guatemala, los individuos se han visto obligados en las últimas décadas a migrar con el fin de mejorar sus condiciones de vida y la de sus familiares en el país, donde el 59% de la población vive bajo la línea de la pobreza y el 50% de los niños del país sufre algún grado de desnutrición.