Por Erika Domínguez*

Las mujeres dedicamos los 365 días del año a trabajar por nuestros proyectos de vida, los cuales están ligados a nuestros sueños, nuestras familias, nuestros trabajos y nuestro país. Esta lucha diaria representa varios retos que, si se superan, traen satisfacciones personales, pero también grandes beneficios para la sociedad. Con motivo del Día Internacional de la Mujer, quiero aprovechar este espacio para dedicarles algunas palabras a las lideresas del futuro.

Comenzaré fundamentando con datos concretos por qué es importante fomentar el liderazgo en las mujeres, pues este es un terreno en el que nos hemos abierto camino, pero aún falta mucho por recorrer. De acuerdo con ONU Mujeres, la participación de las mujeres en la política es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible antes del 2030.  Sin embargo, en el mundo solo 21 países han tenido Jefas de Estado o de Gobierno; es decir, hay otras 120 naciones que nunca han tenido mujeres en dichos cargos.

Lee: Ileana Rojas, al frente de la innovación en Intel

En el ámbito empresarial o corporativo, la consultora Grant Thornton International, en su investigación Mujeres Directivas (2019), determinó que solo el 29% de los puestos de liderazgo y toma de decisiones son ocupados por mujeres. La buena noticia es que en los últimos 15 años se dio un crecimiento del 10%; es decir, a principios de este siglo era menos del 20%. La brecha se está reduciendo, pero necesitamos seguir trabajando en la construcción de la equidad.

Dibujarlas grandes desde pequeñas

Las oportunidades que hoy en día tenemos las mujeres se deben, en gran medida, al trabajo que hicieron otras mujeres en el pasado. Pero si queremos garantizar un mejor futuro para las niñas y las adolescentes, la sociedad actual tiene la responsabilidad de empoderarlas y brindarles mayores herramientas para que alcancen el éxito.

El primer paso es trabajar en su autoestima desde que son pequeñas, para que ellas construyan confianza y seguridad en sí mismas. Escucharlas, respetar sus opiniones y constantemente recordarles que son importantes, poderosas y capaces de alcanzar cualquier sueño que tengan en mente.

Es preciso abrirles oportunidades para que se formen académicamente y desarrollen sus capacidades, habilidades y destrezas. Bajo ningún concepto podemos limitarlas a un rol preestablecido. Las niñas tienen el derecho de convertirse en empresarias, inventoras, científicas, matemáticas, emprendedoras… Esas profesiones también son para ellas, si así lo desean.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Para optar a un puesto de liderazgo, no solo son necesarias las competencias académicas, sino que además son fundamentales la capacidad para trabajar en equipo, el manejo de la inteligencia emocional y una mentalidad innovadora. Si en la casa y en la escuela se fortalecen estos aspectos, sin importar el género, en pocos años lograremos sociedades más inclusivas, con hombres y mujeres independientes.  

Compromiso compartido

Es cierto que el camino hacia el liderazgo comienza en el hogar y continúa en las instituciones educativas; sin embargo, el apoyo de los Gobiernos para crear espacios de seguridad, respeto, desarrollo, oportunidades y reconocimiento hacia las mujeres resulta indispensable. Son los Gobiernos con mayor apertura a la inclusión los que han obtenido mejores resultados hacia la sociedad.

Las acciones que permitan un acercamiento entre niñas y jefas, gerentes o directoras de una empresa, servirán de ejemplo para que ellas se vean reflejadas en las mujeres que quieren llegar a ser. Tenemos que demostrarles con hechos que el éxito es posible. Tenemos que decirles: “Sí se puede. Puedes ser una mujer que lidere y tome decisiones importantes y de manera responsable en cualquier ámbito”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

El liderazgo no solo es un conjunto de competencias gerenciales que debe tener una persona para guiar a un grupo de trabajo dentro de una empresa. El liderazgo también es un estado mental que nos permitirá alcanzar nuestras metas y objetivos. De nosotros -mujeres y hombres- depende que las niñas y adolescentes de hoy tengan la oportunidad de ser las lideresas del mañana.

*Es experta en planeación estratégica, comunicación corporativa, tecnología, innovación y liderazgo.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.