En marzo de 2020, Carol Tomé se convirtió en la primera mujer en fungir como presidenta y directora ejecutiva de UPS. Este nombramiento en los 113 años de historia de la compañía ha marcado la pauta para lograr el equilibrio de género entre las filas ejecutivas del sector logístico y de transporte. 

Su experiencia en el mundo de los negocios no solo la ha llevado a ser una de las mujeres líderes más destacadas globalmente, sino que su talento ha impulsado a que tengamos una visión innovadora dentro del sector, promoviendo que haya más inclusión del género femenino en los cargos directivos y que a su vez formen parte de la toma de decisiones de la compañía, a nivel global, regional y local.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Los años noventa fueron un parteaguas para lograr esta evolución, pues a nivel mundial se definieron distintos planes de acción para fomentar la protección de los derechos de las mujeres y su participación equitativa en las diversas actividades económicas y productivas; transformando ideas y representaciones culturales sobre los estereotipos, los roles y las funciones asignadas a las personas de acuerdo con su género.

Siguiendo ese hilo, podemos decir que las transformaciones económicas en el contexto de la globalización y sus principales efectos han motivado la inserción del género femenino al mercado laboral haciendo notar cada vez más la presencia de mujeres en las industrias llamadas “No tradicionales”, es decir, que poco a poco se podían ver mujeres graduándose de carreras como medicina, derecho, administración, ingenierías, entre otras.  

Desde hace treinta años, el sector laboral ha sido un pilar relevante en el fomento a la equidad de género en la sociedad, pues además de la generación de empleos y la suma del sexo femenino a roles de liderazgo y toma de decisiones, es promotor de distintas iniciativas para que las mujeres destaquen dentro y fuera de sus comunidades.UPS no solo se ha enfocado en impulsar la participación de la mujer en la empresa, sino que también está promoviendo una agenda comercial con el objetivo de generar más competitividad y oportunidades para las mujeres en el mundo de los negocios. Como ejemplo, esta  su Programa Mujeres Exportadoras de UPS, que fomenta el desarrollo inclusivo y sostenible de las empresas lideradas por mujeres en un esfuerzo por expandir su poder económico en todo el mundo.

Te recomendamos: Mujeres en tecnología, no tienes que ser genio para brillar

Solo el 2% de las mujeres trabajadoras eran emprendedoras

Durante la primera década del nuevo milenio El Global Enterpreneurship Monitor reportó  que solo el 2% de las mujeres trabajadoras eran emprendedoras contra el 6% de los hombres, por lo que para fomentar un entorno empresarial equitativo, UPS ha desarrollado diferentes programas para apoyar el crecimiento y liderazgo entre las mujeres empresarias por medio de seminarios y talleres de capacitación, asesoría personalizada y tarifas especiales, contribuyendo a que sus empresas puedan acceder a los mercados internacionales.

Por otro lado, de acuerdo con el informe de Grant Thornton “Women in Business” hoy 16% de las personas que ocupan un cargo directivo, son del sexo femenino por lo que UPS también ha sumado esfuerzos para que los factores de equidad no solo se vean reflejados en los apoyos y programas para sus clientes, sino que también sean su estandarte desde su fuerza de trabajo. En Latinoamérica, me enorgullece ser parte del 50% de mujeres que nos desempeñamos como gerentes generales de país, manejando los negocios de UPS en economías como Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Perú. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook.

El continuar impulsando la economía global y hacer de ella una herramienta que nos permita nivelar las oportunidades entre hombres y mujeres, ha sido un gran logro tanto para la industria logística como para nosotros como compañía, ya que somos conscientes de que un mundo más conectado es un mundo más próspero.

El hecho de que año con año veamos más mujeres sumándose a los distintos equipos de trabajo, es la muestra de que la lucha de nuestras madres y abuelas, por un mundo más igualitario, ha valido la pena y, también este hecho se convierte en un motivador para que las empresas continúen creando oportunidades sin distinción de género, con el objetivo de que las mujeres del futuro confíen en la grandeza de sus conocimientos y se sientan inspiradas a lograr sus objetivos a través de espacios más integrales donde puedan destacar.