Por Uriel Naum Ávila

En 2020, el Instituto Tecnológico de Massachtsetts (MIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), junto con otras instituciones internacionales, organizaron un seminario latinoamericano sobre Inteligencia Artificial (IA) con el fin de difundir la manera en que esta tecnología impactará, como ya sucede en lugares como China, Estados Unidos o Europa, en la región.

“Los países latinoamericanos tienen la capacidad para aprovechar todo el potencial de la IA, sin embargo, debido a las limitaciones sociales y económicas, se ha realizado poca inversión en gobierno e industria. Esto es una desventaja, ya que la IA es una tecnología importante y fundamental en la Cuarta Revolución Industrial, y dada su naturaleza multipropósito, poder exponencial y capacidad predictiva podría ser una herramienta importante para abordar diversos desafíos”, describió la Cepal a propósito del AI Latin American SUMMIT.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

De igual forma, la UNESCO realizó un foro con especialistas para generar un borrador de Recomendaciones sobre principios éticos para la IA, buscando generar un marco normativo que oriente el diseño de políticas públicas en el campo de la IA “con un fundamento ético y basado en los Derechos Humanos”.

Es claro que la ola de la IA avanza en el mundo, y aunque en América Latina se comienzan a generar este tipo de mesas de reflexión y debate sobre la IA, todavía no parece existir mucho entendimiento en las empresas de cuáles son los beneficios y cómo estará impactando esto en su competitividad, eficiencia y, algo que hoy se requiere para sobrevivir, agilidad.

Jorge Luis Guzmán Meza, Arquitecto y Desarrollador de Software Flecha Roja Technologies explica sobre dichos beneficios: “Gracias a que sus algoritmos permiten comprender lo que sucede alrededor y retroalimentarse con información, puede generar respuestas oportunas para los usuarios sin ningún problema. Un chatbot puede interactuar tanto de manera escrita, como mediante video o voz. Lo cual genera para las empresas beneficios en el manejo de procesamiento de datos y de comunicación 24/7 con sus clientes”.

El especialista en IA asegura que contar con un asistente de página web disponible las 24 horas para la atención del servicio al cliente en determinadas labores, ya sea para la consulta sobre disponibilidad de productos o servicios, para ubicar a las personas, para resolver determinados problemas o, incluso, para una guía sobre fechas importantes de eventos o actividades como es el caso de las universidades con sus procesos de inscripción o matrícula, es una realidad con un Chatbot o asistente virtual.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“Otros beneficios tienen relación con la flexibilidad de estas plataformas y la efectividad, ya que pueden adaptarse prácticamente a cualquier tipo de requerimientos de negocio. Dado que la inteligencia artificial aprende de los mismos datos que recoge y los procesos que lleva a cabo, esto hace que en menor tiempo las tareas que se llevan adelante sean más efectivas”, comenta Jorge Luis Guzmán.

Para que América Latina se integre con éxito a la Cuarta Revolución Industrial y a las tendencias en IA, deberá trabajar en la formación de capital humano con habilidades que permitan a las nuevas generaciones aprovechar el boom digital que se avecina.

Pensamiento computacional desde los primeros años y conocimientos de informática, diseño, programación e ingeniería serán tan solo algunos de los requisitos que los empleos vinculados a AI exigirán, y es ahí donde las instituciones públicas y privadas de la región tienen un gran reto no en el futuro, sino en el presente.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

*Es periodista de negocios en Latam y consultor en comunicación corporativa.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.