EFE.- Costa Rica presentó este miércoles una estrategia económica digitalizada, descarbonizada y descentralizada para los próximos 30 años, que busca potenciar el desarrollo territorial del país. 

La ministra de Planificación Nacional y Política Económica, María del Pilar Garrido, fue la encargada de anunciar la iniciativa “Estrategia Territorial Productiva para una Economía Inclusiva y Descarbonizada 2020-2050 que traza la ruta del país hasta el 2050”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Es la primera vez que Costa Rica cuenta con una planificación de largo plazo que facilitará los procesos de coordinación de políticas públicas (…) Hoy, saldamos un compromiso histórico y ofrecemos al país la ruta mejor estructurada para llegar al año 2050”, afirmó Garrido.  

La propuesta está orientada a descentralizar el desarrollo económico del país mediante la sofisticación y modernización de las actividades económicas, lo cual se logrará aprovechando y potenciando el capital humano y todos los demás recursos propios de las diferentes regiones.  

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, destacó que la estrategia es un impulso al desarrollo territorial del país y “una oportunidad para generar empleo y oportunidades, cerrando así las brechas de las desigualdades”.

“Estamos dejando la visión de la Costa Rica del 2050, una Costa Rica con una economía descentralizada, digitalizada y descarbonizada, con igualdad de oportunidades para todas las personas en todas las regiones, en la que todas y todos seamos parte del progreso del país”, dijo el mandatario costarricense.

La Unión Europea, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Agencia de Cooperación Alemana para el Desarrollo (GIZ, por sus siglas en alemán) financian la implementación del proyecto con un aporte no reembolsable de 17.5 millones de dólares para los próximos cinco años. 

El representante del PNUD, José Vicente Troya, comentó que “la recuperación poscovid-19 es una oportunidad para restablecer el equilibrio entre las personas y el planeta, una oportunidad para implementar una respuesta multidimensional y multisectorial con un claro énfasis en la protección de las poblaciones en mayor condición de vulnerabilidad, para avanzar hacia la reducción de riesgos, la prosperidad y la resiliencia”.

Desigualdad territorial

Un aspecto central de la estrategia es romper la hiperconcentración de la innovación y de la actividad económica en un espacio económico reducido, que corresponde al Gran Área Metropolitana (GAM). 

Datos oficiales indican que actualmente el espacio económico se desarrolla en un 19 % del territorio nacional, ahí se concentra el 79 % de la población y un 69 % de las exportaciones totales. Con la visión planteada, se activaría un 50 % del territorio nacional.

“La hiperconcentración de la actividad económica en la GAM ha provocado que en el resto del país persistan brechas estructurales en temas como desempleo, pobreza, innovación tecnológica y educación. Por ello, es necesario un nuevo paradigma de planificación, con acciones y estrategias a la medida de cada territorio”, explicó el director del Área de Análisis del Desarrollo del Mideplan, Olegario Sáenz.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Para formular la propuesta, las autoridades recopilaron la mayor base de información georeferenciada de la actividad económica del país existente, como datos de carreteras, centros económicos, electrificación, oferta educativa y un conjunto de información clave para crear una estrategia económica robusta y científica. 

A partir de esta información, se generaron nuevos modelos de organización territorial con miras a lograr un desarrollo económico inclusivo. Además, fueron identificados cinco grandes grupos de actividades que son: el productivo, el turismo, manufactura liviana, manufactura avanzada y los servicios modernos.