EFE.- Cuba y Haití son los dos únicos grandes países de la región del Caribe que no han comenzado todavía la vacunación contra el COVID-19, mientras que el resto de las islas, salvo Puerto Rico y República Dominicana, han iniciado el proceso de inoculación con pocas dosis y a un ritmo todavía lento.

La condición de Puerto Rico como Estado Libre Asociado de EE.UU, ha facilitado la campaña y la isla cuenta ya con casi un 14% de la población vacunada, con especial control entre la población mayor de 60 años.

Frente a estos datos y en las Antillas Mayores, Haití presenta el peor panorama, Cuba apuesta todo a una vacuna propia, República Dominicana avanza despacio, pero constante y Jamaica empezó este miércoles un programa de vacunación inicial para el personal sanitario.

NO NOS OLVIDEMOS DE HAITÍ

Haití no ha realizado ninguna compra de vacunas ni ha anunciado planes para inmunizar a la población del país, que se ha visto relativamente poco afectado por el virus según las estadísticas oficiales.

Para la futura vacunación, el país caribeño dependerá enteramente del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que de momento le ha asignado 756,000 dosis, para una población de 11 millones de habitantes, aunque todavía sin fecha para realizar el primer envío.

Leer: La UE destina 17 millones de euros en ayudas para Haití y el Caribe

En Haití, las autoridades sanitarias han confirmado más de 12,500 contagios y 250 fallecimientos por COVID-19 desde el inicio de la pandemia.

Con esos datos oficiales, desde hace meses, los haitianos viven como si el virus no existiera, no usan mascarillas ni toman otras medidas de protección habituales.

Sin ir más lejos, el propio Gobierno ha fomentado las aglomeraciones, con la organización del Carnaval, pero de momento no hay información de que estas fiestas hayan producido un aumento de los contagios o hayan ocasionado una mayor presión en los hospitales.

El país vecino, República Dominicana, sin embargo, maneja mejores datos. Según informó esta jueves la vicepresidenta Raquel Peña, la primera dosis de la vacuna ha sido inoculada a 600,000 personas desde que comenzó el proceso de inmunización el 16 de febrero.

Al hacer balance de plan de vacunación del Gobierno, Peña indicó que la República Dominicana se ubica como el segundo país de Latinoamérica que más vacunas ha administrado por cada 100,000 habitantes, sólo por detrás de Chile.

Pese a estos buenos datos, cientos de miles de haitianos, la principal comunidad de inmigrantes del país, están excluidos del plan de inmunización del Gobierno dominicano, porque carecen de documentos de identificación y son inmigrantes irregulares.

CUBA, ENTRE LA FE Y LA TERCERA OLA

En Cuba se vive una carrera contrarreloj contra el virus del SARS-Cov-2 y en favor de la reconocida capacidad de desarrollo de su industria de biotecnología y farmacéutica.

Un año después de detectar los primeros casos de coronavirus, la isla sufre la peor oleada de contagios, pero sigue apostando por ser el primer país de Latinoamérica en desarrollar una vacuna para inmunizar a toda su población este año.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En este momento, Cuba desarrolla cinco posibles vacunas contra el COVID-19, siendo “Soberana 02” la más avanzada. Sin embargo, no será antes de 3 o 4 meses, si se cumplen la última fase de ensayos, cuando esté disponible para la población cubana.

El Gobierno cubano no ha adquirido dosis en el mercado internacional ni forma parte de los 33 países latinoamericanos que se han sumado al Mecanismo COVAX, creado con el auspicio de la Organización Mundial de la Salud para favorecer un acceso equitativo a la inmunización para naciones de ingresos medios y bajos.

DISPERSIÓN EN LAS ISLAS

La vacunación en las islas más pequeñas del Caribe sigue avanzando lentamente y, según el portal OurWorldInData, desarrollado por la Universidad de Oxford, las islas de Guadalupe, Antigua y Barbuda, Martinica y San Vicente y las Granadinas todavía carecen de dosis contra el coronavirus.

Por contra, las islas de Jamaica, Bahamas, Aruba, Curazao, Anguila, Montserrat, Dominica, San Cristóbal y Nieves, Barbados y Trinidad y Tobago cuentan con vacunas, la mayoría de ellas con la de AstraZeneca.

Otro dato de esperanza, es que gran parte de estos pequeños países y territorios del área están asociados el mecanismo COVAX y muchos de ellos, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), recibirán las próximas entregas antes de mayo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

La Comunidad del Caribe (Caricom) ha alertado, sin embargo, de la necesidad de un acceso equitativo a vacunas contra el COVID-19, según reclamaron en su última reunión de jefes de Gobierno, en febrero.