En Panamá, el sector de hoteles tiene una deuda de 630 millones de dólares (mdd) con la banca debido a la pandemia de COVID-19, además la mitad de los hoteles se encuentra a la venta.

Como una de las actividades que mostraban un comportamiento más próspero en el país, ahora los hoteleros están a la espera de una reestructura de préstamos. Con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, el gobierno trabaja en un plan para garantizar 300 mdd a los hoteles y así poder renegociar las deudas de este sector, reporta una nota del medio local La Estrella de Panamá.

El país visualizaba una mejoría para el turismo, se tenía prevista la apertura del centro de convenciones Amador destinado para eventos masivos, exposiciones, ferias y congresos. Además, se apostaba a recibir miles de turistas en la terminal de cruceros ubicada en la calzada de Amador con un valor de 165 mdd. Planes que han quedado postergados por el azote de la pandemia.

La llegada del coronavirus afectó los planes que se tenían pronosticados, desarticuló la industria turística y la dejó operando con menos de un cuarto del personal ocupado hace dos años. En 2019, el Instituto Nacional de Estadística y Censo, contabilizó 101,447 personas ocupadas en el sector de hotelería y restaurantes, pero en el año de la pandemia (hasta septiembre) se redujo la cifra a la mitad, es decir, 69,611 personas.

Leer: Panamá cumple un año de pandemia con casi 6 mil muertos

No obstante, de acuerdo con la Asociación Panameña de Hoteles, en este momento hay 37,000 contratos suspendidos, a pesar de que casi la totalidad de las actividades económicas han reabierto sus puertas, se redujo el personal a la mitad de la fuerza de empleo del año pasado, donde dos de cada tres trabajadores, son mujeres.

“En octubre de 2020 abrió el 32% de los hoteles y para diciembre tenía que haber iniciado operaciones otro 36% y el resto en el primer trimestre del año. Pero por el cierre que decretaron las autoridades sanitarias en diciembre del año pasado, sólo el 36% de los hoteles de nuestra membresía se encuentra abierto con una capacidad del 30% en este momento. El resto no va a abrir hasta que no haya las condiciones óptimas”, indicó Armando Rodríguez, presidente de Apatel.

El presidente de los hoteleros alude a las recomendaciones que efectuó el gremio en la mesa de reactivación económica, que se celebró en agosto de 2020. Entre las sugerencias del gremio, se aconseja incentivar a los bancos para que puedan renegociar la deuda de las empresas turísticas, pero después de casi siete meses de haber presentado la encomienda, todavía no hay respuesta por parte del gobierno.

En este renglón, el ministro de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Iván Eskildsen, indicó que está en marcha un programa de 300 mdd con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Ministerio de Economía y Finanzas, que busca facilitar garantías para préstamos con el fin de reestructurar la deuda de empresas turísticas registradas en la ATP, entre ellos, pueden ser hoteles, agencias de viajes, tour operadores y la categoría de “otros”, en la que califican empresas dedicadas al ramo.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Se prevé que entre marzo y abril el Consejo de Gabinete, apruebe el proyecto para que los fondos del gobierno se aporten como garantía. Los hoteles son los que adeudan las tajadas más gordas del pastel.