Por Taisha Landeros

“Creerlo para crearlo”, con esa frase, Mariana Guedea, fundadora y directora de Meraki, comparte su experiencia en el desarrollo de un proyecto educativo con sede en Nicaragua que ha trascendido barreras. Originaria de Monterrey, Nuevo León, forjó una licenciatura en Marketing y posteriormente cultivó nuevos conocimientos con una maestría en Administración de Empresas y otra en Educación.

Este programa obtuvo un reconocimiento por el Latin American Education Conference en abril de 2018, aunque su génesis es remoto, pues Mariana encontró en el sector educativo su verdadera pasión: “Soy más de lo que se proyecta. Profesionalmente yo empecé estudiando Marketing porque me interesaba mucho la parte de los negocios. Sin embargo, siempre tuve la inquietud y el gusto por la educación, ese siempre fue mi llamado y vocación”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La mayor parte de su vida la ha dedicado a este ámbito, así lo demuestran sus más de 15 años en el medio. Motivada, detectó que aún existían áreas sin explorar, pues “en el tema de la educación estábamos muy arraigados, incompletos”, comentó. Tras una experiencia personal, ella se vislumbró en una especie de derrumbe interno. No obstante, inmersa en la depresión, encuentra las piezas necesarias para colocar los primeros cimientos de su creación: Meraki.

 “Si emocionalmente no estás bien, no estarás bien en ninguna otra área. Es ahí cuando me adentro al tema de las emociones y la meditación. En ese momento comienzo a crear este programa, que justamente habla del manejo de las emociones a través del mindfulness”, agregó Mariana, quien también se capacitó para aprender y enseñar esta filosofía.

Formando seres: Mindfulness e inteligencia emocional

El mindfulness tiene su origen en el 2500 a.C., pero la doctrina se expandió con la ayuda de John Kobat Zinn, quien en 1978 la introduce a la aplicación terapéutica en la Universidad de Massachusetts. “Conciencia o atención plena”, es el precepto máximo de esta teoría, para lo cual Mariana explicó que ésta “es una filosofía de vida que nos invita a ser más atentos y conscientes de lo que somos y del presente. Este tiempo es el único que existe, el pasado y el futuro solo son constructos mentales.”

De acuerdo con esto, se proponen cuestiones acerca de la naturaleza, la mente y el cuerpo, mismos que convergen durante distintos procesos como la meditación o el control de la respiración. “Si aprendemos a canalizar y manejar bien la energía de nuestras emociones en el momento presente, todo por ende se desenvuelve de una mejor manera”, afirma la consultora educativa.

Se han realizado análisis alrededor del mundo que cuestionan la eficacia de su utilidad. El National Institute for Health and Care Excellence, realizó un estudio donde se comprueba que el 47% de las personas con depresión que habían sufrido abuso infantil, proyectaron una favorable mejoría gracias a las prácticas mindfulness, en compañía de un tratamiento para la depresión.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Previo al nacimiento de Meraki, Guedea decide retomar esta iniciativa en conjunto con los conocimientos desarrollados por Daniel Goleman acerca de la inteligencia emocional para convertirlos en pilares del programa. Luego de que se vuelve consciente del contexto, observa que la instrucción hacia los educandos estaba fragmentada y para reconstruirla había que dimensionar una vez más el proceso de cognición.

Durante esa evaluación, ella trabajaba en un colegio muy importante de Managua, lugar en el que observó lo siguiente: “Lo que nos ha faltado en educación es que los seres a los que capacitamos o entrenamos, hay que manejarlos como seres integrales. El humano es espiritual, somos un resultado de mente, cuerpo y emociones. Si no trabajamos con el espíritu, el alumno se desarrolla como una máquina, nos volvemos así, competitivos, sin valores. Y cuando vienen acontecimientos importantes que nos impactan emocionalmente, no sabemos manejarlo.”

Las tareas impulsadas por este proyecto cubren una serie de 60 actividades divididas en dos módulos: en “exploro”, se trabaja con estudiantes de primaria de los tres primeros grados, y en “descubro”, se trabajan los tres restantes. A partir de los ejes autoconocimiento, autorregulación y automotivación, es que se formulan los enfoques de la inteligencia emocional.

Ella conjetura que al proporcionarle este tipo de herramientas a los discípulos es posible transformar su camino hacia la estabilidad y el control de su vida: “El bienestar del alumno debe ser prioridad, y para que el alumno esté bien, él debe aprender a estarlo. ¿Qué es el bienestar? ¿Qué es la felicidad? ¿Qué son las emociones? ¿Cómo puedo navegar en este mundo tan incierto, tan volátil? Porque en este mundo las cosas siempre están en constante cambio.”

Retos y prejuicios, las principales barreras de la educación socioemocional

La salud mental es un tema en boga aún entre la población, y a pesar de los esfuerzos por parte de distintas organizaciones, éste es todavía tabú, sobre todo cuando se trata específicamente con niños. Por ello, Guedea ha tenido que combatir todo tipo de retos y prejuicios para posicionar su propuesta educativa.

“Ha sido difícil y complicado. Las personas inmediatamente relacionan las prácticas de mindfulnes con meditación y a esto le ponen un sello budista, es decir, de religión”, señaló la conferencista, quien hizo hincapié en que las personas adquieran mayor información al respecto para comprender que lo anterior sólo está enfocado en ofrecer técnicas de autodescubrimiento, contemplación y manejo de la respiración.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Por su parte, agregó que, gracias a la apertura de más espacios relacionados con la educación socioemocional, se ha promocionado paulatinamente el bienestar integral y holístico de los individuos, y subrayó que, en México, tras la fomentación del nuevo programa educativo, se han integrado apartados acerca del desarrollo de habilidades socioemocionales.

Contra corriente y llevando por escudo la pasión, la iniciativa fue cobijada en Nicaragua, República Dominicana, Puerto Rico, y El Salvador, y ya se ha colaborado con algunas instituciones, entre ellas Changing Destination. En proceso se encuentra Meraki para Jóvenes y el desarrollo de una aplicación que prevé publicarse en dos años.

Actualmente se hizo una alianza con Dell Technollogies para la conformación de Solución Educativa 360, una plataforma tecnológica que propone diversos contenidos para llegar a distintos lugares de América y el resto del globo. Incluso, la propuesta fue atendida por la Secretaría de Educación en el estado mexicano de Querétaro para anexarlo en su portal SEDEQ, lo cual ha beneficiado a 170,000 alumnos.

Rumbo a la recta final, Mariana recordó que el surgimiento de este universo también fue solventado por otras figuras femeninas. “Yo empecé todo esto inspirada también por otras mujeres. Cuando ves que una mujer puede, te animas a hacer este tipo de cosas. Y mientras más personas estén realizando proyectos de tal naturaleza, salgan adelante e incentiven a otras, mucho mejor”.

Miriam Ráudez, ministra de educación en Nicaragua, sitio donde Guedea ejerce su profesión, destacó en 2019 que el rol femenino es sustancial para el sector, ya que en ese país la batuta de dicha actividad es solventada en su mayoría por las docentes, que representan el 50% del total, y de las cuales el 62% ocupa puestos de dirección en centros pedagógicos.

En conmemoración a las mujeres que lo dieron todo para ser reconocidas en igualdad de condiciones, se relata la experiencia de Mariana y bajo su retrato se invoca a otras para realizar sus sueños: “Deberíamos de dar más oportunidades a las mujeres, crearlas y que la propia mujer reconozca su valor”.