EFE.- América Latina y el Caribe sufren un déficit de “talento digital” –capital humano cualificado en las nuevas tecnologías de la información-, aunque ya existen programas en toda la región que están acelerando la capacitación de miles de personas, señalaron este viernes expertas del sector en la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Como parte del evento, que se desarrolla de forma virtual en la localidad colombiana de Barranquilla, este viernes se celebró un coloquio titulado “Talento digital”.

En este panel participaron Adriana Noreña, vicepresidenta de Google Hispanoamérica; Vanessa Gibson, directora de Clima de Inversión de la Agencia de Promoción de Inversiones de Costa Rica; Carmen Sánchez, presidenta de la Agencia Nacional de Desarrollo de Uruguay; Mariel Reyes Milk, consejera delegada y fundadora de Reprograma; y Karen Abudinen, ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia.

Las expertas destacaron la gran necesidad que existe de personal con talento digital en toda la región, así como de políticas que faciliten a las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) el acceso y uso de plataformas digitales; demandas que la pandemia ha hecho incluso más urgentes.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En este sentido, Gibson declaró que para poder dar respuesta a las necesidades de las empresas instaladas en Costa Rica el país necesita multiplicar los trabajadores capacitados en nuevas tecnologías de la información.

“Hoy tenemos un reto mayor, porque ya tenemos estimaciones importantes y muy definidas de que nos toca desarrollar 3 o 4 veces más talento para poder retener las oportunidades que las empresas están trayendo al país”, afirmó.

En Uruguay, la escasez de talento de este tipo deja a las pymes sin poder realizar la transición digital, a la vez que provoca una fuga de talento.

“Uruguay tiene un sector de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) súper fuerte, pero que mira hacia fuera. Hay una escasez de talento digital en nuestro país”, dijo Sánchez.

“Como es de esperar estos talentos digitales tan demandados encuentran trabajo en empresas grandes, en la mayoría de casos en el exterior. Por lo tanto es muy difícil para las pymes uruguayas acceder a estos talentos e insertarse en el mundo digital”, añadió.

Noreña incluyó la necesidad del capital humano cualificado en una lista de cuatro pilares que se consideran necesarios para que los países avancen en el mundo digital: el capital físico, el capital humano, la competitividad y la tecnología en sí misma.

“En Google estamos convencidísimos de que en medio de esta coyuntura actual, donde estamos desafiados económicamente, la tecnología está desarrollando crecimiento económico”, señaló Noreña.

Por su parte, Reyes Milk destacó el papel femenino en el mundo digital, al subrayar que, por ejemplo, el primer algoritmo o la tecnología en la que se basan las redes wifi fueron desarrolladas por mujeres.

Su organización, Reprograma, tiene como objetivo cerrar la brecha de género en el sector y se centra en mujeres en situación de vulnerabilidad, especialmente afrodescendientes, y transgénero.

Reyes Milk consideró que existe una falta de cursos adaptados a las necesidades de la mujeres y que Reprograma es “el único de bootcamp gratuito de Brasil enfocado en cerrar la brecha de género, específicamente para mujeres en situación de vulnerabilidad y específicamente para afrodescendientes y transgénero”.

Tras cinco años operando, Reprograma habrá formado este junio más de 800 programadoras, “de las cuales un 75% consiguen un trabajo en tecnología en los primeros seis meses tras graduarse, con un salario promedio de 750 dólares al mes”.

“En el bootcamp que estamos implementando ahora, el 17% de las estudiantes son transgénero y 70% son mujeres afrodescendientes“, explicó Reyes Milk.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Por su parte, Abudinen hizo mención al programa de digitalización del Gobierno de Colombia que ha iniciado el proceso para conectar a 15.000 colegios de todo el país y que se ha marcado el objetivo de formar 100.000 programadores.

“Ya hemos graduado a 5,600 programadores y la buena noticia es que el 51% de estos programadores ya está en el mercado laboral. Tenemos muchísimas empresas que nos han acompañado en este proceso, empresas que nos dijeron que el déficit que tenía Colombia era de 90,000 programadores”, terminó Abudinen.