EFE.- La pandemia del COVID-19 ha obligado a 108,869 nicaragüenses a retornar a su país tras haber perdido sus medios de vida en distintas partes del mundo, según informó este viernes el Gobierno de Nicaragua.

“Desde el 11 de marzo de 2020”, cuando el COVID-19 fue declarado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), “han regresado a su patria 108,869 hermanos nicaragüenses, procedentes de distintos países”, indicó el Ministerio de Gobernación en una declaración.

El viaje fue traumático para los primeros nicaragüenses que decidieron retornar. En especial, para los que volvían después de cumplir contratos temporales de trabajo, ya que el Gobierno no les permitió el ingreso hasta junio, tres meses después de anunciar el primer caso en el país y siempre que presentaran una prueba de COVID-19 negativa.

Los nicaragüenses que intentaban regresar se agrupaban en las embarcaciones turísticas del Caribe o en las fronteras de países vecinos, sin que las autoridades reaccionaran, hasta que múltiples denuncias sobre precariedad, hambruna y violación de la Constitución de Nicaragua, obligaron a un cambio de decisión, a mediados de 2020.

Le puede interesar: Nicaragua: 107,102 migrantes han retornado al país tras la pandemia

Según el Ministerio de Gobernación, los nicaragüenses que han retornado a su país por la pandemia se dividen en “47,709 mujeres y 61,160 varones”.

Panamá, que se había convertido en uno de los principales destinos de los migrantes nicaragüenses, fue el punto de partida de 8,388 personas en medio de la pandemia. El grupo más reciente, compuesto de 94 integrantes, ingresó ayer, según la información oficial.

EQUIVALENCIAS DEL RETORNO DE NICARAGÜENSES

La cantidad de nicaragüenses que han retornado desde la declaración de la pandemia, representa casi el 11% de la diáspora, calculada en un millón de personas, que viven principalmente en Costa Rica, España o Estados Unidos y supera por poco la cantidad de nacionales considerados exiliados políticos (más de 103,000) desde abril de 2018.

También equivale a un poco más del 2% de la Población Económicamente Activa (PEA) y al 1.65% de la población total de Nicaragua, estimada en 6.5 millones de habitantes, según datos oficiales.

Hasta el martes pasado el Gobierno nicaragüense reportó 176 muertes por COVID-19 y 6,602 casos confirmados.

Estos datos se contraponen con los del Comité Científico Multidisciplinario, compuesto por médicos y expertos en otras áreas, que tras realizar un estudio de exceso de mortalidad determinó que la pandemia dejó entre 7,600 y 8,500 fallecidos en los primeros cinco meses desde que fue detectado el primer caso.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Por su parte, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19, integrado por médicos y voluntarios de todo el país, ha identificado 3,002 fallecidos por neumonía y otros síntomas de COVID-19, así como 13,237 casos sospechosos.

El Gobierno de Nicaragua ha sido criticado por su manejo de la pandemia, por no establecer restricciones y promover aglomeraciones; aplicar mínimas medidas de prevención social, además de brindar información escasa y confusa, que han llevado a la OMS a expresar su preocupación.