Sofía Maradiaga *

Todo CEO o gerente de recursos humanos te podrá listar comportamientos que desearían ver en su organización. Añadiendo ciencias del comportamiento a la caja de herramientas y a la forma en que pensamos sobre la gestión del cambio podemos contribuir a facilitar y acelerar la adopción de nuevos comportamientos.

Las ciencias del comportamiento combinan múltiples disciplinas como Economía y Psicología, para estudiar, entender e influir en el comportamiento humano. De ella se desprende el término nudge. Este se refiere a pequeños cambios en el ambiente o arquitectura de decisión de una persona o grupo de personas que ejercen influencia en su comportamiento de manera predecible y sistemática, sin restringir su poder de decisión.

Los nudges derivan su efectividad de hacer uso inteligente de sesgos cognitivos, los cuales son desviaciones sistemáticas del pensamiento racional.

Diversos nudges han sido aplicados con mucho éxito para atacar problemas tan diversos como reducir el consumo de energía eléctrica, incrementar las donaciones de órganos y mejorar la recolección de impuestos. También pueden volverse una herramienta poderosa en la gestión del cambio organizacional debido a su versatilidad y bajo costo de implementación.

Le invitamos a leer: Normalización y sistemas de gestión: El oro molido para empresas

Nudging para la gestión

Al desarrollar estrategias de gestión del cambio, frecuentemente se piensa en incentivos, equipos de gestión de cambio y en sistemas de administración de rendimiento.

Quedan relegadas otras variables importantes como sesgos cognitivos, normas sociales y la influencia que el ambiente puede tener en el comportamiento. Sin embargo, el ponerlas dentro de nuestro plan puede ser determinante para el éxito de un programa.

  • Google ha hecho uso de principios de ciencias del comportamiento para hacer que sus empleados tomen mejores decisiones alimenticias en el trabajo. Al hacer sonar más atractivas las opciones saludables del menú, crear opciones vegetarianas de comidas populares e incrementar paulatinamente la proporción de vegetales dentro de los alimentos, logran facilitar estos cambios.
  • Bancos también han utilizado ciencias del comportamiento para prevenir escándalos al medir los comportamientos y preferencias de riesgo de sus empleados.
  • Virgin Atlantic Airways en un experimento de ocho meses con 40,000 vuelos logró generar ahorros de entre 266,000 y 704,000 kilogramos de combustible al brindar información sobre rendimiento, poner metas personales y desarrollar incentivos prosociales.

Le invitamos a leer: ¿Cómo capitalizar los cambios que desató el Covid-19?

Ciencia en la Gestión del Cambio

En su forma más simple, aplicar ciencias del comportamiento involucra varis variables. Por ejemplo, definir correctamente el problema, comprender el contexto y lo que ha sido realizado anteriormente para cambiar dicho comportamiento.

A esto hay que agregar: entender las barreras al comportamiento deseado, diseñar y probar intervenciones, medir resultados y escalar las intervenciones exitosas.

Más allá de simplemente contratar a un científico conductual, puedes hacer uso de modelos libremente disponibles como son el EAST Framework del Behavioural Insights Team del Reino Unido y la Rueda de Cambio de Comportamiento. Esto te permitirá comenzar a utilizar ciencias del comportamiento en tus estrategias de gestión del cambio.

Le invitamos a leer: Normalización y sistemas de gestión: El oro molido para empresas

¿Por qué utilizar ciencias del comportamiento?

Es necesario que las empresas en América Latina pongan la psicología y el contexto en el que ocurre un comportamiento en el centro de los procesos de gestión del cambio.

Utilizadas de forma ética y responsable, las ciencias del comportamiento tienen un potencial enorme para ayudar a repensar y rediseñar nuestros sistemas y estrategias de cambio de comportamiento para lograr crear cambios sostenibles y escalables que beneficien a empresas y colaboradores.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA

* Sofía Maradiaga desarrolla proyectos en las Américas y África en BAT y es consultora de Ciencias del Comportamiento. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.