A mediados de diciembre pasado, Netflix le guiñaba al plan con el que comenzaría 2021 en México. El envío de una figura decorativa de un alebrije (animales artesanales extraños y coloridos), entregada a diversos comunicadores por parte de la empresa, es la primera referencia a una estrategia para enfocar esfuerzos en hacer de la compañía un distribuidor local de contenidos originales y aprovechar el potencial de éxito en el país azteca: Netflix ya tiene sabor mexicano.

Más allá del cliché, la compañía que dirige Reed Hastings anunció que para fortalecer la presencia que mantiene en ese territorio decidió que, a partir del primer día de este año ofrecerá sus contenidos mediante una rama nacional para la audiencia.

Geografía rentable

“Eso significa que, a partir del 1 de enero de 2021, Netflix México comenzó a operar como distribuidor local de acceso al servicio para nuestros suscriptores mexicanos”, compartió la empresa.

El objetivo es que su estructura fiscal y jurídica también refleje el crecimiento tanto de su negocio como de su operación a nivel local.

Según datos de la empresa, las producciones mexicanas la dotan de grandes beneficios y se ha comprobado que estos programas son de los favoritos entre los usuarios de todo el mundo.

Le invitamos a leer: 7 series no tan populares pero realmente buenas en Netflix

Inversión para México

La empresa compartió con Forbes el anuncio de una inversión superior a los 300 millones de dólares (mdd) en ese país, para realizar, en promedio, 50 producciones originales, ya sea locales o globales filmadas en México, para estrenarse este 2021.

Durante el año pasado, el gigante del streaming destinó 200 mdd. La apuesta de la empresa es firme y va en aumento.

Y es que, como lo refiere Francisco Ramos, vicepresidente de Contenidos Originales para Latinoamérica de Netflix, los mexicanos protagonizan un boom de gran relevancia para la industria del entretenimiento con aportaciones que son bien acogidas en diferentes mercados.

Mayores alcances

“México es una capital creativa de gran importancia para Latinoamérica y el mundo. Estamos viendo con entusiasmo cómo las producciones mexicanas son disfrutadas por millones de nuestros miembros en países como Estados Unidos, Francia y Brasil. Por eso nos entusiasma seguir invirtiendo en la industria audiovisual mexicana”, detalla el directivo.

Las producciones que Netflix ha realizado durante los últimos años en ese país se han diversificado justo para aprovechar la difusión que goza alrededor del mundo y no sólo ubicarlas con contextos locales, sino también desde la región, elaborando formatos como documentales o series, así como un catálogo de géneros.

“Los consumidores en México tienen gustos variados y queremos que cada uno de ellos encuentre su película o serie favorita en Netflix. Por eso, estamos fortaleciendo géneros como la comedia, con títulos como Madre sólo hay dos, y el drama, con series como Monarca; además ha incursionado en el mundo de la acción y hace fuertes apuestas en contenido familiar y para adolescentes. También estamos sumando grandes documentales, especiales de comedia y reality shows a nuestra oferta”, señala Ramos.

Le invitamos a leer: Esto se auguraba para Netflix en 2020

Latam, una región prioritaria

América Latina es una prioridad creciente para el gigante del streaming, ya que uno de los grandes objetivos que plantea con sus inversiones y producciones en la nación azteca es trabajar de la mano con nuevos clientes fuera de Estados Unidos.

Para esto, desde 2020 la empresa avanza en la concentración de headquarters, oficinas centrales establecidas en Ciudad de México, desde las cuales funcionarán los distintos países hispanohablantes.

Netflix detalló que ya se encuentra en el proceso de apertura de su corporativo en esa capital, el cual dirigirá y operará para los mercados de Latinoamérica y en el que se emplearán más de 100 personas.

“Nos emociona la apertura de nuestra sede para América Latina en Ciudad de México este año. Esperamos que, para fines de 2021, nuestra oficina regional tenga más de 100 empleados”, detalló la trasnacional.

Una fuerte competencia

Con la inversión para nuevos espacios físicos y ampliar el catálogo de producciones, Netflix buscará también mayor apertura y participación en un segmento donde se han sumado nuevos competidores que pelean un mercado ávido de opciones.

De hecho, en su último reporte, la firma de streaming reconoció que la competencia es más fuerte que nunca. Por ello, remarcó que su apuesta por contenido original seguirá creciendo durante el año.

“Es un buen momento para ser un consumidor de entretenimiento. Hay una gran cantidad de opciones que van desde [contenidos] lineales de TV y videojuegos, hasta contenido generado por el usuario en YouTube y TikTok […]. Discovery lanzó recientemente su servicio de transmisión; Disney+ se está expandiendo en nuevos países y con más contenido; ViacomCBS dará a conocer sus planes para Paramount+ en 2021.

Combinado con el lanzamiento de AppleTV+, HBO Max, de Warner Media, y los servicios de transmisión Peacock, de NBCUniversal, esto significa que todas estas empresas reconocen que el futuro es la transmisión de entretenimiento, una visión en la que hemos trabajado desde el inicio”, resaltó la firma mundial.

Más allá de los cálculos

La empresa cuenta a la fecha con más de 200 millones de usuarios de paga a nivel global; 37 millones de ellos fueron agregados durante 2020 y 8.5 millones en el último trimestre fiscal del año. La cifra llegó con sorpresa para los analistas, ya que estimaban alrededor de 6.1 millones de nuevos suscriptores para dicho periodo.

En el más reciente reporte trimestral, los ingresos de Netflix aumentaron a 6,640 mdd, desde 5,470 mdd, superando ligeramente las estimaciones de los analistas que preveían una facturación de 6,630 mdd.

Le invitamos a seguirnos en nuestra cuenta de Twitter: @Forbes_CA