EFE.- Cuba ha comenzado a administrar de forma masiva en La Habana como “estudio de intervención” el más avanzado de sus candidatos vacunales contra el coronavirus, Soberana 02, que a principios de mes inició la última fase de ensayos clínicos en la que se determinará su eficacia.

El estudio arrancó esta semana, involucrará a 150,000 personas –casi la mitad personal sanitario– y se desarrollará en paralelo a la etapa final de pruebas de “Soberana 02” en la que participan 44,010 voluntarios, también en La Habana.

Se espera que en breve sea autorizado un estudio similar en la zona oriental de Cuba empleando el candidato vacunal Abdala, que también acaba de iniciar su última fase de ensayos clínicos.

Tanto “Soberana 02” como “Abdala” son vacunas de subunidad basadas en el sitio de unión al receptor (RBD) de la proteína S del virus.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Efe accedió este miércoles a uno de los centros sanitarios en los que se llevan a cabo tanto el estudio de intervención como la tercera fase de pruebas de la potencial vacuna, dentro de la estrategia cubana de simultanear diferentes estudios para evaluar la eficacia del fármaco.

En el policlínico docente Mártires del Corynthia el candidato “Soberana 02” le será inoculado a 1,800 voluntarios de la fase 3 del ensayo y a 560 del estudio de intervención. Estos últimos son todos trabajadores del propio centro sanitario, explicó a Efe la directora del mismo, Aurolis Otaño.

Con esta intervención arranca la hoja de ruta de las autoridades de salud en Cuba, que el martes anunciaron que a lo largo de los próximos tres meses se realizarán varios “estudios grandes”, la mayoría centrados en La Habana y en los que se emplearán tanto “Soberana 02” como “Abdala”.

La directora nacional de Ciencia e Innovación Tecnológica del Ministerio de Salud Pública, Ileana Morales, afirmó en la televisión estatal que para mayo habrán recibido la vacuna experimental 1.7 millones de personas mayores de 19 años en la capital, que cuenta con 2.2 millones de habitantes.

De esta forma se pretende analizar “la eficacia, la seguridad y el impacto en incidencia y enfermedad”, aseguró, y aventuró que para junio próximo se apruebe el uso de emergencia de alguna de las dos potenciales vacunas, lo que permitiría iniciar la campaña de vacunación de forma generalizada.

A pesar del alto porcentaje de la población involucrada en estos estudios, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, aclaró la víspera que “no es una campaña de vacunación”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Estaremos en ensayos clínicos en fase tres y en estudio de intervención, con candidatos vacunales, no vacunas. No es una campaña de vacunación. Los resultados que arrojarán, que esperamos sean los más positivos, nos llevarán entonces a una campaña masiva de vacunación en los próximos meses”, precisó el mandatario durante una reunión gubernamental.

Cuba, que acumula hasta la fecha 68,986 contagios y 405 fallecidos, atraviesa desde enero una tercera ola de contagios con 10 de sus 15 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud en fase epidémica, y un promedio diario de entre 700 y 900 contagios.

Además de “Soberana 02” y “Abdala”, las instituciones científicas cubanas investigan otras tres fórmulas que se encuentran en fases intermedias de estudios.