EFE.- El Gobierno de Joe Biden anunció este jueves que destinará 10,000 millones de dólares a su campaña de vacunación en las comunidades más golpeadas por la pandemia con los objetivos de ampliar el acceso y generar confianza.

Esta inversión tendrá el foco en comunidades de color, de bajos recursos, áreas rurales y otras poblaciones desatendidas, las consideradas de “mayor riesgo” ante el COVID-19 y también las “más golpeadas” por la pandemia.

La mayor parte de la inversión, unos 6,000 millones de dólares, irá destinada a expandir la actividad operativa de los centros de salud comunitarios, unos 1,400 puestos en todo el país que proveen atención médica a personas vulnerables, muchas sin seguro médico.

De hecho, el 65% de dosis administradas hasta la fecha en los centros de salud comunitarios han sido a personas de minorías raciales, según datos de la Casa Blanca.

La otra gran partida del paquete, de cerca de 3,000 millones de dólares, se destinará a lo que la Casa Blanca llama “fortalecer la confianza en las vacunas” vía la dotación de fondos para que organizaciones comunitarias o funcionarios locales de salud puedan realizar campañas.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Según el Gobierno de Biden, este programa podría servir para contratar a trabajadores de salud bilingües para asegurar que personas que no dominan el inglés sepan que pueden recibir la vacuna al acudir a un centro médico o para financiar campañas puerta a puerta de organizaciones religiosas en comunidades rurales para programar citas.

Es gracias a este tipo de campañas locales y de base impulsadas por Joe Biden, y también a la confianza que se genera al comprobar que personas del entorno reciben la inyección de forma segura, que la vacunación en Estados Unidos está siendo masiva y exitosa.

“En estos momentos no vemos las brechas raciales, étnicas, que veíamos antes en términos de quién quiere vacunarse”, declaró a Efe la presidenta del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre equidad en salud, Marcella Nunez-Smith.

“Una campaña de vacunación en nuestro país solo sirve si llegamos a todo el mundo, y en todas las comunidades (…) es crucial que conectemos con todo el mundo”, sostuvo Nunez-Smith.

A día de hoy en Estados Unidos cerca de 85.5 millones de personas han recibido al menos una dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna o la dosis única de la de Johnson & Johnson, lo que representa un 33% de su población adulta. De ellos, 46.4 millones (17.9%) están completamente vacunados.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook