EFE.- La pandemia de COVDI-19 en Honduras sigue al alza un año después de la confirmación del primer fallecimiento por la enfermedad, el 26 de marzo de 2020.

Hace un año, el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) informaba de que la primera víctima mortal por COVID-19 fue un hombre de 60 años, luego de confirmarse los primeros dos contagios en dos mujeres que llegaron procedentes de España y Suiza.

Al finalizar marzo de 2020, el organismo sanitario registró al menos 10 muertos y 172 contagios.

Un año después del primer fallecido por COVID-19, el país centroamericano registra 4,527 muertos, según indicó el jueves el Sinager, que además señaló que la cifra de contagios ascendió a 185,484.

Le puede interesar: Honduras supera los 185,000 contagios y 4,500 muertos por COVID-19

Pero según fuentes médicas que trabajan en hospitales públicos y privados, que están en primera línea al frente de la pandemia y de la Asociación de Funerarias de Honduras, la cifra de muertos podría ser de unos 10,000 y la de contagios también sería mayor que los números que maneja el Sinager.

LENTO PROCESO DE VACUNACIÓN

Uno de los problemas durante la crisis sanitaria, según las fuentes médicas, es que durante más de nueve meses fueron muy pocas las pruebas PCR de laboratorio procesadas a diario, cuando se requería de al menos 3,000 para tener una mayor idea sobre la expansión de la pandemia.

De los 18 departamentos que tiene Honduras, Cortés en el norte y Francisco Morazán, en el centro, ambos los de mayor población, han sido los que registran la mayor incidencia de contagios y muertos por COVID-19.

La pandemia ha causado, además, severos daños a la débil economía de Honduras, país con 9.5 millones de habitantes, de los que más del 60% son pobres.

El país inició en la última semana de febrero un lento proceso de inmunización de su personal sanitario, con un lote de vacunas de la estadounidense Moderna donadas por Israel, que ajustaron para inocular a 2,684 personas, a las que esta semana se les terminó de aplicar la segunda dosis.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Además, Honduras recibió en marzo, para seguir inmunizando su personal sanitario, 48,000 vacunas de AstraZeneca, de 428,000, donadas, bajo el mecanismo COVAX que impulsa la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El resto de las 428,000 vacunas llegarán entre lo que resta de marzo y mayo, según lo que han informado las autoridades sanitarias en Tegucigalpa.

Entre abril y mayo, el Instituto Hondureño de Seguridad Social (Ihss) recibirá 1.4 millones de vacunas, según sus autoridades.

Por su parte, el Gobierno anunció a inicios de marzo la compra de 4.2 millones de la vacuna rusa Sputnik V, que comenzarían a llegar este mismo mes.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El país ha tenido una alta incidencia de contagios y muertos por COVID-19 en los primeros tres meses del año y las autoridades sanitarias han advertido que se podrían elevar en abril si la población no toma las medidas de prevención durante el asueto de la Semana Santa.