EFE.- El primer ministro belga, Alexander De Croo, afirmó este domingo que la tercera ola de covid-19 que afronta el país es “casi una nueva pandemia”, ya que el virus es “mucho más virulento”.

“Ahora estamos en otra situación, es casi una nueva pandemia. El virus se ha vuelto mucho más virulento, se transmite mucho más rápido. También vemos que hay muchos más jóvenes en nuestros hospitales y debemos romper esta tercera ola”, dijo De Croo a la radio televisión pública RTBF.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Bélgica alcanzó este domingo una incidencia acumulada en catorce días de 505 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, la cifra más alta desde el inicio de la tercera ola.

La variante británica del covid-19 es ya la dominante en Bélgica, representando el 76 % de las diferentes cepas en circulación, según el instituto público de Sanidad (Siensano).

Alemania

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró este domingo partidaria de decidir la imposición de restricciones de movimiento en el país para impedir el aumento exponencial de casos en la tercera ola de la pandemia.

“Las restricciones de movimientos podrían ser un instrumento muy efectivo”, dijo la jefa del Gobierno alemán, que alertó contra el “nuevo virus”, como denominó al que ha provocado un nuevo repunte de nuevas infecciones en Alemania en las últimas semanas.

Merkel mencionó que una medida estricta de limitación de movimientos de la población- que hasta el momento no se ha impuesto en Alemania desde el inicio de la pandemia y que no llegó a calificar de “toque de queda”- podría ser efectiva “sobre todo en las horas de la tarde, cuando hay relativamente mucha actividad en los parques”.

Australia

Las autoridades de Australia ordenaron este lunes el confinamiento durante tres días de unos 2,4 millones de habitantes de la ciudad de Brisbane, la tercera más poblada del país, tras acumular siete infecciones comunitarias de covid-19.

La jefa de gobierno del estado de Queensland, Annastacia Palaszczuk, reportó hoy en una rueda de prensa en Brisbane cuatro casos locales con la variante británica, considerada altamente contagiosa, al anunciar la medida, en vigor desde las cinco de la tarde, antes de las vacaciones escolares de Semana Santa.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“Se que esto supondrá algunas alteraciones en la vida de la gente, pero tenemos que hacer esto pronto. Ya hemos pasado por estos tres días antes. Si todos hacemos lo correcto, estoy segura que lo superaremos nuevamente”, comentó Palaszczuk, en alusión a una medida similar aplicada en enero pasado tras la primera infección con la variante británica.

Bermudas

El Gobierno de Bermudas recrudeció este domingo sus restricciones por la covid-19 en las escuelas, iglesias y gimnasios, luego de que se reportara un repunte de 81 nuevos casos debido específicamente a la llegada de la variante británica.

“Tenemos un serio problema. Estamos en un lugar muy peligroso”, aseveró el primer ministro de Bermudas, David Burt, en un mensaje oficial.

Ante ello, Burt dijo que las iglesias estarán cerradas para sus respectivos servicios, se prohibirá comer dentro de los restaurantes, excepto los hoteles, mientras que los gimnasios y los cines también estarán clausurados, al igual que los museos y las boleras.

Francia

El Gobierno francés va a reforzar a partir de este fin de semana los controles en estaciones de trenes, aeropuertos y carreteras para vigilar que se respetan las restricciones sanitarias y las medidas de seguridad, según recoge la prensa gala.

“A partir de hoy hay más de 90.000 policías y gendarmes” desplegados para garantizar que los 23 millones de habitantes que están las áreas en confinamiento no salen de sus departamentos y no se van más allá de los 10 kilómetros en torno a su domicilio si no tienen justificación, explicó este viernes el ministro de Interior, Gérald Darmanin.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Durante un desplazamiento a la ciudad de Libourne, Darmanin insistió ante la prensa en que se trata de que “los franceses acepten bien la idea de quedarse en su territorio” y que estos controles tienen en primer lugar una función “pedagógica” pero también servirán para “multar a los recalcitrantes si los hay”.