EFE.- Panamá anunció este lunes que pedirá a partir del próximo miércoles prueba de covid y aplicará una cuarentena de al menos cinco días a todos los viajeros procedentes de Suramérica, luego de que en el país centroamericano se detectó un caso de la variante brasileña del nuevo coronavirus.

Las autoridades sanitarias echaron atrás así la medida de suspender temporalmente y a partir del próximo miércoles la entrada a Panamá de los viajeros procedentes del sur del continente americano, como dijeron el sábado pasado al anunciar que se había detectado el primer caso de la variante brasileña de COVID-19.

El Ministerio de Salud (Minsa) informó este lunes que toda persona que provenga, haya permanecido o transitado por cualquier país de Suramérica deberá traer una prueba de antígenos o PCR negativo hecha con un máximo de 48 horas de antelación, y que al llegar a Panamá deberá hacerse una nueva prueba de detección del COVID-19, obligatoria y a costo del viajero.

Si esta prueba realizada al llegar a Panamá da positivo, el pasajero deberá hacerse otra prueba de PDR-RT y una de tipificación, y permanecer 14 días en cuarentena.

Leer también: Panamá anuncia inversión de 200 mdd de consorcio ecuatoriano

Por el contrario, si da negativo, la persona estará en aislamiento por 5 días, al cabo de lo cual deberá someterse a otra prueba y si nuevamente sale negativa finalizará la cuarentena.

Estas disposiciones están recogidas en un decreto publicado este lunes en la gaceta oficial, firmado por el presidente panameño, Laurentino Cortizo, y el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, en el que no se precisa por cuánto tiempo regirán estas medidas.

El pasado sábado, el ministro Sucre anunció que se había detectado en Panamá, en una mujer procedente de Brasil, un caso de la variante brasileña P1 Sars Cov-2, considerada más contagiosa y transmisible, y que por ello solo se permitiría el ingreso al país a nacionales y extranjeros residentes procedentes de Suramérica.

El jefe nacional de Epidemiología del Minsa, Leonardo Labrador, precisó este lunes a la cadena local TVN que la mujer infectada es una extranjera de 38 años residente en Panamá, que está hospitalizada y llegó a ser recluida en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Podemos decir que la contención en este momento es lo más importante y que por este foco no tenemos más contagios”, afirmó Labrador, tras explicar que la familia de la mujer hizo cuarentena  y que a los contactos que tuvo en el avión se les ha hecho vigilancia epidemiológica.

Panamá, con 353,839 casos y 6,100 muertes por COVID-19, solo mantiene un toque de queda nocturno tras registrar una disminución de la incidencia diaria de la enfermedad.