Por Taisha Landeros

La cultura de la originalidad se convirtió en un reto para la era digital, pues la información proliferó y citar lo dicho por un autor era innecesario. Esto devino en un problema para la propiedad intelectual que pronto estableció políticas para prevenir el plagio. Turnitin, fundada en 1998 por un grupo de estudiantes en Estados Unidos, es un software que contribuye a la integridad académica con soluciones prácticas y efectivas.

“Turnitin es sin lugar a dudas la herramienta más poderosa”, manifiesta Catalina Londoño, gerente de Servicios Profesionales y Educativos para Turnitin. Para que esto sea posible, la vocera explica que ellos poseen una base de datos con la cual se hacen comparaciones entre textos académicos, libros, y artículos científicos, producto de un convenio establecido con distintas editoriales.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Entendemos la voz de los estudiantes, entendemos las necesidades de los procesos educativos y con base en eso intentamos fomentar esta integridad”, sostiene la gerente. Originality es un ejemplo para conocer el modus operandi de Turnitin, pues con éste se busca que los trabajos de los colegiales cumplan con estándares de originalidad por medio de un informe de similitud.

Los alumnos pueden revisar sus textos mientras plasman sus ideas en el mismo, detectar si las palabras elegidas ya fueron utilizadas por alguno de sus condiscípulos y, por ende, realizar las modificaciones pertinentes. Para el paso final, Gradescope facilita la evaluación oportuna sin importar el tipo de documento seleccionado, donde el profesor retroalimenta de manera activa al educando.

Para efectuarlo, la empresa colabora con las universidades de modo que éstas cuenten con capacitación interna y conduzcan al alumnado en su proceso de aprendizaje. “Los acompañamos en la implementación de la herramienta, y ese proceso incluye que le enseñes a tus usuarios, estudiantes y profesores”, indica Londoño.

MENOS PLAGIO, MÁS ORIGINALIDAD

Gracias a los productos que oferta la compañía, los discípulos pueden comprender de qué forma trabajar, crear un escrito totalmente propio y desarrollar un pensamiento crítico. El aporte va encaminado con un proceso de aprendizaje holístico en una época donde la reproducción de ideas se disparó en los últimos años, pues el Índice global de Plagio realizado por la empresa, asevera que en Latinoamérica un 12% de los trabajos están relacionados con dicha acción.

Catalina describe que esta tecnología basa sus productos con el mismo enfoque: fomentar la educación, suscitar la calificación justa y la retroalimentación entre docentes y aprendices. “Nosotros buscamos promover entre los estudiantes la honestidad, que haya consistencia y justicia en la evaluación”, añadió la vocera.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Asimismo, su equipo se apoya de la pedagogía para la implementación de sus herramientas, así como de la Inteligencia Artificial (IA) para la innovación y actualización de los productos. En beneficio de sus clientes, hay profesionales de la educación que asesoran la creación y el perfeccionamiento de los recursos ofrecidos por Turnitin.

Evitar el plagio es fundamental, y la interacción les permite a los educandos corregir sus errores de manera consciente. Catalina explica que con esto se garantiza la retroalimentación y evaluación en diferentes puntos del proceso: “Lo que queremos es promover valores y en ningún momento perjudicar a los estudiantes, qué entiendan por qué es importante la integridad, a dónde los dirige su ética profesional, ayudarles a los profesores y que éstos ayuden a los estudiantes”.

TURNITIN Y SU ASCENSO EN CENTROAMÉRICA

Con la introducción de Feedback Studio en Guatemala, 2018 se vislumbró como un punto de partida para colaborar con diversas instituciones de Centroamérica. La visión es la misma: otorgar a los discípulos un cúmulo de soluciones que les permitan crear trabajos originales, antes que imitar ideas.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Esta noción se trasladó a 140 países, incluidos los territorios de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y El Salvador. “De las universidades que figuran en el top 20 de América Latina, un 75% trabaja con Turnitin”, aseguró Catalina. Su presencia en la región fue posible con la ayuda de instituciones centroamericanas que junto a la compañía encaminan a los colegiales hacia la integridad académica, la investigación científica y la educación mixta. Debido a la pandemia, la UNESCO reportó que 160 millones de alumnos latinoamericanos toman clases a distancia, situación que incrementó el uso de tecnologías de la información con el objetivo de agilizar la evaluación de los educandos. Beneficios como la autocorreción y autorregulación, hacen posible una educación fructífera, capaz de construir una comunidad estudiantil ética, con aportes propios y únicos, objetivos que ésta y otras herramientas quieren y pueden hacer realidad.