POR DIEGO SALAZAR *

Las Universidades Corporativas (UC), deben responder a los objetivos de formación profesional de la industria y de las personas que buscan integrarse a ella. Por lo tanto, tienen que fomentar un liderazgo integral. Además, deben tener la capacidad de diseñar e impulsar programas especializados vinculados a los ejes de la calidad y estandarización.

La oferta de los programas que se encuentran disponibles no deben ir directamente a una posición jerárquica si no a una competencia como tal, en la que se pueda hacer evidente la especialización. Esto ocurre por medio de las herramientas o técnicas de una metodología y certificando que las mismas cumplen con la alineación estratégica.

Otro aspecto relevante es que las plataformas Learning Managment System (LMS), los workshops, los seminarios y los webinars no deben ser el eje central de la oferta formativa de una Universidad Corporativa. Más bien, deben ser rutas alternativas de captación de los intereses del sector para que conozcan las oportunidades de programas mas avanzados.

Le invitamos a leer: Esto costaría estudiar en las mejores universidades de EU en 2019

Impacto en Guatemala

Aunque no hay un ranking que destaque las Universidades Corporativas en Guatemala sí existen algunas iniciativas locales y otras de renombre internacional con presencia en el país prestando sus servicios de manera presencial y virtual. Según Boston Consulting Group, se estima que existen más de 4,000 compañías con Universidades Corporativas constituidas formalmente alrededor del mundo.

Le invitamos a leer: Centroamericanos creen más en universidades que en sus gobiernos

Evolución de las universidades

El Covid-19 ha venido a impulsar un proceso de evolución y gracias a la tecnología ya no se necesita un espacio físico para albergar estas universidades. El simbolismo actual será generar cultura organizacional y desarrollo de talentos que adoptan metodologías y un efecto multiplicador del conocimiento. La apertura de fronteras es otra de las oportunidades actuales que se debe aprovechar, ya que permite una interconexión de experiencias, conocimiento y diseños metodológicos híbridos.

Le invitamos a leer: Universidades de AL ante el reto de crisis climática

El modelo triple A

Deben ser auto sostenibles, generando sus propios ingresos, ya que será la forma en que no se vea restringida la calidad de la oferta de programas en su momento y así poder ofrecer un aprendizaje continuo.  

Cuando las Universidades Corporativas dependen de un departamento de gestión del talento, recursos humanos o incluso la misma dirección ejecutiva, estas se ajustan a lo posible. Sin embargo, no lo hacen a lo necesario para generar el desarrollo profesional y atender los desafíos en el proceso de aprendizaje estratégico de los usuarios.

Autonomía es algo vital para el logro de resultados en el mediano y largo plazo. Todas las UC deben estar integradas por un equipo directivo, un consejo académico, una unidad de investigación y desarrollo. Incluso una red de alianzas académicas que permitan alimentar de forma estandarizada la oferta educativa.

Universidades autoevaluadas

Además, las empresas que se avalan así mismas sus programas no tienen credibilidad. Por ende, los certificados quedaran restringidos a la misma perdiendo validez en otras empresas del mismo sector.

Por otro lado, la accesibilidad no es algo que solamente este ligado a la tecnología. Ésta también involucra fijar escenarios de transparencia que permitan atender la inclusión, la desigualdad y modelos de recompensas y a la captación de talento nuevo interesados en el sector para formar parte del mismo.

Esto es parte de lo que en Europa Campus, la Universidad Corporativa de la Red Mundial de Conferencistas, brinda a una persona antes de iniciar el desarrollo de su carrera como Conferencista. Esto implica una ventaja competitiva y global.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA

Diego Salazar, Director Ejecutivo de la Universidad Corporativa Europa Campus con presencia en 14 paises, Conferencista Internacional, Creador del Método ESTRATEGA.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.