La pandemia por COVID-19 ha modificado la forma de vida de casi todo el mundo de una manera radical; la escuela, el trabajo y hasta los hábitos de consumo se han visto afectados a consecuencia de la pandemia. Un caso en particular es la demanda de Ketchup en Estados Unidos, país que produjo escasez de este producto por el exceso de su consumo, lo cual orilló a la empresa Kraft Keinz a aumentar su producción un 25%.

La empresa Kraft Keinz domina más del 70% del mercado de condimentos en EE.UU y en el transcurso de la pandemia ha observado el incremento del consumo de Ketchup, pues anteriormente la salsa de tomate se servía en botellas que disponía cada mesa de los diferentes restaurantes, ahora con el COVID-19 y atendiendo a las medidas de seguridad sanitaria, la distribución de Ketchup se ofrece en pequeños sobres individuales, dado el aumento de entregas de comidas a domicilio.

Sin embargo, la empresa distribuidora comentó que algunos restaurantes de comida rápida en Estados Unidos están sufriendo escasez de Ketchup, como Long John Silver, con alrededor de 700 locales en todo el país o Texas Roadhouse, con más de 630 restaurantes.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Dadas las circunstancias, la compañía ha tenido que ampliar la productividad de sobres de ketchup de manera que la meta de producción consiga los 12,000 millones en un año para satisfacer la demanda. Para que todo ese desarrollo fuera posible, la empresa realizó inversiones estratégicas de manufactura al inicio de la pandemia, con el objetivo de cumplir con la demanda de sobres indivuales para las entregas a domicilio, señaló el portavoz de Kraft Heinz, Steve Cornell.

A esto se suma que los clientes que hoy en día deciden quedarse a comer en los restaurantes están empleando las pequeñas bolsas individuales, como medida preventiva para evitar el contagio del COVID-19, lo cual sigue acrecentando la demanda.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Por otro lado, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. solicitan el uso de menús desechables o digitales, además de permitir condimentos de una sola ración, “eviten utilizar o compartir artículos reutilizables, como menús, condimentos o cualquier otro envase de alimentos” comentó la agencia.

*Con información de EFE.