EFE.- Las vicepresidentas de Colombia, Costa Rica, Uruguay y del Gobierno de España, así como varias líderes de organismos internacionales, pidieron este jueves que las mujeres participen en la toma de decisiones para la salida de la crisis derivada por COVID-19 y asegurar así “un futuro más incluyente”.

Entre ellas se encuentran las responsables de la Secretaría General Iberoamericana, de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe y de la Comisión Interamericana de Mujeres de la Organización de Estados Americanos, que participaron en el encuentro digital “Hacia la XXVII Cumbre Iberoamericana – El liderazgo de las mujeres para un pacto de futuro incluyente”.

En una declaración conjunta, señalan que la crisis derivada de la pandemia de COVID-19 no sólo ha evidenciado, “sino que también ha aumentado significativamente, las desigualdades multidimensionales que padecen las mujeres”.

Destacan en particular los efectos “desproporcionados sobre su autonomía y empoderamiento económico y el preocupante aumento de la violencia” contra ellas.

Le puede interesar: Fundaciones iberoamericanas apoyan la elección de latinoamericano para el BID

Además, advierten de “la ausencia generalizada” de las mujeres en los órganos de toma de decisiones sobre el COVID-19 y de los recientes datos publicados por el Global Gender Gap Report (2021), “donde se proyecta que se necesitarían 145.5 años para lograr la paridad de género en la política, un retroceso de 51 años respecto del informe del 2020”.

DECISIONES PENSADAS EN LAS MUJERES Y TOMADAS POR LAS MUJERES

Las participantes coincidieron en que, además de que las medidas tengan en cuenta a las mujeres, también han de ser tomadas por ellas.

La vicepresidenta del Ejecutivo español, Carmen Calvo, demandó que tengan “una insistente perspectiva de género”, pues “no valen medidas generales, han de tener un análisis de género, qué ha ocurrido con las mujeres, con sus empleos, con las estructuras familiares, con las niñas en la educación…”.

La vicepresidenta uruguaya, Beatriz Argimón, aseguró que “no puede haber paridad” si las mujeres no están “donde se decide el futuro” de los países y valoró que mujeres de gobiernos de diferentes ideologías se unieran hoy con una misma agenda.

“Esta foto de hoy es digna de enmarcar, porque si se nos escucha, el mensaje es abrumador”, subrayó.

Epsy Campbell, vicepresidenta de Costa Rica, pidió una mayor creación de oportunidades para las mujeres en la agenda de la reactivación económica tras la covid, así como que las mujeres líderes “hagan valer” su voz y su forma de hacer política.

En nombre de Colombia, Marta Lucía Ramírez llamó la atención sobre el “compromiso” de “abrir espacio” para las mujeres que llegarán en el futuro a los cargos de decisión y reclamó ser “exigentes en los resultados y en la calidad del trabajo de las mujeres”.

LA CUMBRE IBEROAMERICANA DEBE COMPROMETERSE CON LA IGUALDAD

Las políticas aseguraron que la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno de Andorra, el próximo 21 de abril, es una “oportunidad para repensar el modelo de región” que quieren promover tras esta crisis, donde, para no dejar a nadie atrás, “es fundamental que las mujeres tengan un rol protagónico en el cambio”.

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, confirmó que este asunto estará presente en la reunión de gobernantes, donde “lamentablemente, por segunda vez consecutiva” no habrá ninguna mujer mandataria.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Necesitamos más mujeres en la toma de mando para evitar que esos retrocesos temporales de la pandemia se conviertan en estructurales para las mujeres y dar perspectiva de género al conjunto de las medidas, porque una recuperación con mas desigualdad no merece llamarse recuperación”, señaló.

La directora de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María-Noel Vaeza, insistió en que deben “seguir luchando para tener presidentas mujeres” para una América Latina “distinta”.