La pandemia implicó un cambio de paradigma respecto a la forma en que se impartía la educación en el mundo. Estudiantes y docentes tuvieron que adaptarse a las tecnologías, y se hizo evidente la brecha digital entre los países en vías de desarrollo y las potencias mundiales.

Natalia Tieso, responsable en América Latina del Bachillerato Internacional (IB), expuso en un comunicado que “quienes han gozado de tal privilegio pudieron utilizar la tecnología en su máxima expresión, con el fin de cumplir con los compromisos laborales, académicos y personales.”

A favor de la nueva normalidad, se confeccionaron todo tipo de actividades sincrónicas y asincrónicas, conferencias virtuales, teleclases y diversas formas de aprendizaje por medio de herramientas digitales. Lo anterior se convirtió en un aliado para la clase académica, pues servicios de documentación, mensajería, protección de datos, e intercambio de información, fueron puestos a su disposición en todo momento.

Natalia indica que para afianzarse de dicha tecnología, se requirieron conocimientos “que tienen que ver con el autoaprendizaje, la
jerarquización de información, la investigación, la realización de actividades, la entrega de pruebas y la asertividad digital“.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Por ello, la educación se convirtió en foco de atención para las empresas, las cuales perciben un cúmulo de necesidades que deben satisfacerse. La transformación será dirigida por ocho tendencias clasificadas por Natalia Tieso, que deberán tomarse en cuenta en beneficio de un ámbito más inclusivo e innovador.

TENDENCIAS EDUCATIVAS PARA 2021

  1. Consolidación de un modelo híbrido o mixto: El retorno a las aulas impedirá en un inicio la asistencia de grupos completos, por lo cual tendrán que dividirse de modo que algunos puedan asistir presencialmente mientras otros toman cátedra a distancia. Asimismo, se le dará prioridad a las disciplinas cuya práctica presencial es necesaria.
  2. Autoaprendizaje a la orden del día: Plataformas educativas como Coursera, Domestika, Linkedln y demás, obtuvieron un crecimiento mayor durante la pandemia y esto no cambiará en los próximos meses. Más instituciones realizarán convenios con este tipo de herramientas, lo que podría beneficiar a cientos de estudiantes en el mundo.
  3. Internet del Comportamiento (IoB, por sus siglas en inglés) para predecir el aprendizaje: Gartner predijo que en 2025 la mitad de la población global contará con al menos un programa de IoB para determinar el comportamiento de los individuos en cuanto al ámbito educativo.
  4. Inteligencia Artificial para mejorar la impartición de cátedras: Softwares educativos han nacido para auxiliar a los profesores, dándoles recursos para agilizar la evaluación y mejorar la comunicación con sus educandos.
  5. Ciberseguridad: Hoy más que nunca, prolifera todo tipo de información privada en la red, misma que deberá protegerse. La protección de datos y la seguridad de la información, serán materia de debate para este fenómeno.
  6. Interconectividad: El home office traerá consigo un cambio de organización para instituciones y empresas, con el fin de consolidar el teletrabajo a través de la atención personalizada, el uso de microdatos y seguridad en la información.
  7. Nube distribuida: Será fundamental que los centros educativos se afiancen de una nube que les permita almacenar cada uno de los documentos académicos adquiridos paulatinamente.
  8. Operaciones disponibles en cualquier lugar: Las universidades, colegios, y demás instituciones, tendrán la misión de dotar con equipo y herramientas tecnológicas a todos los académicos, de modo que éstos accedan a los servicios sin importar dónde y en qué condiciones se encuentren.

Este y los años venideros serán la prueba de un cambio significativo para la educación, ante lo cual será indispensable la preparación de todas las comunidades. Enfrentar la brecha digital será vital para construir verdadero un proceso de aprendizaje innovador y continuo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter