EFE.- Alemania, motor de la Unión Europea por población y aportación económica, está dispuesta a dar el paso que hasta ahora sólo habían osado países de Europa del este como Hungría, República Checa o Eslovaquia: negociar bilateralmente con Moscú la adquisición de la vacuna rusa Sputnik V, al margen del sistema de compras conjuntas diseñado por la Comisión Europea.

“Es el caso de Hungría. No es el fin de la estrategia europea”, dijo este jueves el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Eric Mamer, para defender el mecanismo de adquisición común y reparto proporcional entre los Veintisiete de las dosis en la Unión Europea.

La decisión de Berlín se conoce mientras persisten las dudas sobre el fármaco de AstraZeneca, pese a la opinión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Ese organismo considera que los pocos casos de trombos vinculados a la vacuna del laboratorio anglo-sueco no justifican que se cuestione su eficacia y seguridad y no ve necesario restringir su administración.

La eurocomisaria de Sanidad, Stella Kyriakides, ha pedido que se respete el criterio de la EMA, pero los ministros de Salud de los Estados miembros han optado por solicitar más estudios y, mientras tanto, actuar cada uno por su cuenta, reflejo de una falta de concierto que también se ha visto a nivel doméstico en varios países.

Dinamarca no distribuye el fármaco de AstraZeneca. Bélgica lo limitará a mayores de 56 años y Francia de 55. Italia concederá uso preferencial a partir de los 60 y España reservará la vacuna a personas de entre 60 y 65 años.

“Las decisiones sobre vacunación de un Estado miembro pueden afectar a otros”, reconoce la Comisión.

Lee también: La vacuna Sputnik V se promociona en Twitter y es la última arma del Kremlin

En tanto, el Fondo de Inversión Directa Ruso (FIDR) anunció este jueves que ha abierto negociaciones con Alemania para la venta de dosis de la vacuna Sputnik V.

“El FIDR de Rusia ha iniciado negociaciones con el Gobierno alemán sobre un acuerdo preliminar para la venta de Sputnik V a Alemania”, señaló en Twitter el fondo soberano ruso.

Hace unas horas, el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, aseguró que su país estaba dispuesto a negociar un contrato bilateral con el fabricante de Sputnik V.

Eso sí, precisó que el suministro del preparado de Rusia se realizaría una vez que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) haya emitido la correspondiente autorización.

Spahn, quien dijo haber explicado el miércoles los planes de Berlín a sus homólogos de la UE, precisó que Rusia “debe suministrar datos” que conduzcan a la aprobación de la vacuna Sputnik por parte de la EMA.

El estado alemán de Baviera anunció la firma de un preacuerdo para la compra de 2.5 millones de dosis de la vacuna rusa, condicionado también a que las autoridades europeas aprueben su uso.

Algunos países de la UE han expresado su malestar por la tardanza de Bruselas a la hora de aprobar la vacuna rusa, algo que hoy repitió el canciller austriaco, Sebastian Kurz.

Rusia espera la pronta llegada de una delegación de la EMA, que inició a principios de marzo el proceso de evaluación de Sputnik V, un paso que debería conducir a una licencia para su uso en territorio de la Unión Europea. 

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La EMA confirmó esta semana que llevará a cabo “una inspección de buenas prácticas clínicas” sobre la forma en que se realizaron los ensayos en los voluntarios con Sputnik, ante la inquietud de que no se hubieran cumplido los estándares internacionales.

El gobierno de Rusia expresó hoy su confianza en que Bruselas apruebe “en breve” la vacuna rusa con el fin de crear en el continente europeo un espacio “que sea seguro para todos sus habitantes”.