EFE.- El titular de Salud de Alemania, Jens Spahn, reiteró hoy la necesidad de un nuevo parón y confinamiento de la vida pública para romper la tercera ola de la pandemia, al tiempo que el gobierno confirmó la intención de modificar en breve la ley de Protección contra Infecciones para garantizar una actuación a nivel federal.

“Un parón es necesario para romper la actual ola y lograr una incidencia por debajo de 100 de manera estable”, que podría servir de “puente” hacia una fase que permita una reapertura aún mayor apoyada en el testeo, dijo el ministro en una rueda de prensa para evaluar la evolución pandémica en Alemania.

Spahn insistió en la importancia del “orden cronológico”: primero, bajar notablemente la incidencia -que hoy subió hasta 110.4 nuevos contagios por 100,000 habitantes- por debajo de 100 y luego abrir con apoyo del testeo para lograr “en verano con las vacunas una diferencia decisiva”.

Las herramientas para bajar las cifras de nuevos contagios y de muertos -25,464 y 296, respectivamente, sólo en las últimas 24 horas- ya existen, recordó -minimizar los contactos y la movilidad, aumentar el número de vacunaciones y testeos- y “en su combinación está la clave”, aseguró.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Para bajar estas cifras se necesitan “medidas consecuentes y cuanto más uniformes a nivel federal”, señaló, y agregó que en su opinión el formato ideal para ello son las reuniones entre el Gobierno federal y los estados federados, aunque esto “naturalmente se hace difícil” -criticó- “si hay quien no comparte la evaluación de la situación”.

En este sentido dijo que “una breve consulta no es suficiente teniendo en cuenta la situación”, dijo, en alusión a algunos jefes de gobierno regionales que consideraban innecesaria la próxima reunión entre la canciller, Angela Merkel, y los poderes regionales, prevista inicialmente para este lunes.

En una rueda de prensa ordinaria, la portavoz adjunta del Ejecutivo, Ulrike Demmer, confirmó la suspensión de la reunión al menos durante esta semana e informó de que el Gobierno de Alemania se reunirá el martes para proponer una modificación de la ley de Protección contra Infecciones para garantizar una actuación conjunta a nivel federal.

REMAR EN LA MISMA DIRECCIÓN

Spahn llamó a rebajar las disputas partidistas en este año electoral y “concentrarse en lo esencial” -combatir la pandemia-, para lo cual es necesario que todos “remen en la misma dirección”, ya sea con una ley federal o en el formato de las reuniones entre el gobierno federal y los estados federados, precisó.

Eso es lo que esperan los ciudadanos, agregó, de los que dijo que “reconocen la necesidad de romper esta ola con medidas adicionales”.

En otra crítica a los estados federados se refirió al “freno de emergencia” consensuado entre éstos y el gobierno para dar un paso atrás en la reapertura si se supera una incidencia de 100 y recordó que en realidad todos los mecanismos están acordados, pero que “si no se aplican” una posibilidad para ello es una regulación federal.

En tanto, el presidente del Instituto Robert Koch (RKI) de virología, Lothar Wieler, criticó los planes de reapertura de la vida pública en algunos estados federados a pesar de la tensa situación pandémica.

“La condición previa para abrir es una baja incidencia que no tenemos”, dijo, y advirtió que “con testear no desaparece el virus”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Insistió en que la tercera ola ya no es evitable y que su esperanza radica ahora en poder, al menos, aplanarla.

Subrayó, además, que las actuales cifras todavía no son fiables, porque en torno a la Semana Santa la gente acude menos al médico y por lo tanto se realizaron menos tests, a lo que se suma que no todos los estados federados comunicaron diariamente su datos para el cómputo general.

Wieler espera contar a partir de mediados de la semana que viene con datos más fiables, aunque apuntó que otros factores, como la ocupación de las ucis, actualizadas al día, muestran la evolución de la pandemia, y en este sentido habló de una situación “muy, muy seria”.

Por otra parte, Spahn se mostró “muy satisfecho” con el avance de la campaña de vacunación al anunciar un nuevo récord diario de más de 719,000 inyecciones contabilizadas ayer y dijo que Alemania “va por buen camino”.

El presidente del RKI señaló, no obstante, que “llevará todavía un tiempo hasta que el efecto de la vacunación se haga notar en la población”.

Hasta el viernes en Alemania habían recibido las dos dosis de la vacuna 4,737,605 personas -un 5.7% de la población-, y 11,515,936 (el 13.8%), al menos una.