La llegada de las vacunas y la disminución gradual en el número de casos de Covid-19 en todo el mundo perfilan un horizonte esperanzador para la hospitalidad de alta gama, particularmente en Las Bahamas. Graeme Davis, presidente de Baha Mar, afirma que el aumento de las reservaciones para la temporada de vacaciones de primavera y verano es una buena señal. Él estima que el complejo turístico regresará a sus niveles de ocupación previos a la pandemia en el 2022.

Las Bahamas ha experimentado una fuerte disminución en los casos de Covid-19 desde fines de 2020, gracias a la adhesión del país a los requisitos de viaje seguro.

Situado en Nasáu, Baha Mar posee un aura de prestigio y éxito sobresaliente en el archipiélago. En sus instalaciones se ubican tres hoteles icónicos: Grand Hyatt, SLS Lux y Rosewood, más de 40 restaurantes y bares, y un vasto abanico de servicios y actividades para viajeros de clase mundial. Con una infraestructura de esas dimensiones, es fácil deducir que el complejo turístico es uno de los mayores empleadores de Las Bahamas.

Davis desvela que el comienzo de la reactivación gradual del destino, en diciembre de 2020, fue el primer paso hacia la estabilidad financiera de 1,800 asociados. Mientras que la fase final de reapertura, en marzo del año en curso, marcó un rumbo significativo hacia la recuperación económica local, al sumar 2,500 colaboradores. “El complejo, una vez estabilizado, contribuirá con un 10% al pib del país”, asegura.

También te puede interesar: 

Bosque de Monteverde, el escenario natural para realizar room office

Viajes que restauran el rostro del turismo de lujo en Centroamérica

Baha Mar
Foto: Cortesía Baha Mar

Además, Baha Mar trabaja en estrecha colaboración con socios clave en la isla, como el Ministerio de Turismo y la junta de promoción de Nassau Paradise Island, para unir fuerzas y conseguir un incremento del transporte aéreo al destino y crear conciencia sobre los atributos naturales que Las Bahamas ofrece a sus visitantes.

ESPERAS ESPECTACULARES

El complejo es reconocido por su colección de experiencias íntimas. Entre ellas, se cuentan la isla privada de Baha Mar, espaciosas cabañas en The Baha Bay Beach Club, y clases de arte privadas en The Current. No obstante, Davis acentúa que estas áreas de privacidad han adquirido más relevancia que nunca.

“Si bien están diseñadas de forma natural en el destino, se han reinventado a través de la lente de la distancia social y la seguridad”.

Graeme Davis, presidente de Baha Mar,

Baha Mar Casino hoy ofrece un amplio espacio para juegos socialmente distantes, así como áreas de juego privadas. En tanto que, el nuevo Explorers Club infantil, es una vanguardista instalación de 550 metros cuadrados.

Baha
Foto: Cortesía Baha Mar

La culminación de Baha Bay, la nueva experiencia de aventuras acuáticas de lujo frente a la playa del resort, también es una de las más esperadas en el destino caribeño, al considerar que incluirá un campo de golf profesional en miniatura de 18 hoyos, y Sugar Factory, el nuevo concepto gastronómico de los famosos chefs Marcus Samuelsson y Daniel Boulud.

Artículo originalmente publicado en la edición print de Forbes Centroamérica. Abril 2021.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí