La Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham Guatemala) y la Agencia Nacional de Alianzas de Desarrollo de Infraestructura Económica (ANADIE), reconocieron que las alianzas publico-privadas (APP) pueden incentivar la infraestructura y desarrollo económico del país.

Durante la conferencia de prensa Infraestructura: Oportunidades de inversión para Guatemala, Juan Pablo Carrasco, presidente de AmCham Guatemala reconoció que en el país existe un un déficit de infraestructura vial aproximadamente de 20,000 km².

Además, dijo que también existen deficiencias en su capacidad portuaria y aeroportuaria, lo que ha restado competitividad ante otros países de Centroamérica.

“La mejora de infraestructura en Guatemala se ha vuelto urgente. Los mecanismos que podríamos emplear para mejorarla y crear empleos sería a través del modelo de alianzas público-privadas”, sostuvo.

En su intervención, William W. Popp, embajador de los Estados Unidos en Guatemala, explicó que para EE. UU., el sector privado es el motor de la economía y es indispensable para alcanzar el desarrollo económico que necesita Guatemala.

Resaltó que, entre las APP son una fuente empleos dignos, lo que influiría para reducir los flujos migratorios de Guatemala a Estados Unidos.

El sector público debe asegurar gobernabilidad y entregar las condiciones necesarias para proteger la inversión extranjera.

El embajador mencionó que la falta de infraestructura pública se ha convertido en un problema para atraer la inversión extranjera.

“El gobierno de Estados Unidos está comprometido en trabajar con el sector privado guatemalteco y el gobierno de Guatemala para fortalecer la inversión en infraestructura. También, para trabajar en reducir barreras legales y permitir la inversión”, declaró el embajador estadounidense.

Le invitamos a leer: Infraestructura, la clave para aumentar la competitividad de Guatemala

EN QUÉ CONSISTEN LAS APP

Al explicar en que consisten las APP, John Wingle, director de Millennium Challenge Corporation para Guatemala, indicó que el país necesita una inversión fuerte, pero no cuenta con los recursos fiscales, ni con voluntad política de aumentar las tasas impuestos.

Por ello, las alianzas entre ambos sectores son una alternativa para las obras públicas, y si se estructuran correctamente, podrían ofrecer una solución para Guatemala.

Detalló que son contratos a largo plazo entre una parte privada y una agencia gubernamental para proporcionar un bien o servicio público-

Puntualizó que no se trata de una privatización de los servicios, sino de una transferencia del riesgo.

“La transferencia de riesgo es el punto principal de usar las APP. El sector privado es más eficiente en la gestión de ciertos riesgos, ya que tiene su propio capital de riesgo con más incentivos y flexibilidad de gestión”, agregó.

Entre los riesgos transferidos al sector privado se encuentran los de diseño, porque tienen un incentivo para evitar un diseño que no cumplirá con los estándares del servicio.

También se puede transferir el riesgo de construcción, debido a el sector privado va a supervisar la construcción para que no haya defectos imprevistos y puedan causar un fallo prematuro en la infraestructura que incrementen los costos de mantenimiento.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter