Por Miguel Collado Di Franco

En junio de 2020, la Cámara de Diputados de República Dominicana aprobó un proyecto de ley que busca permitir a los trabajadores el retiro del 30% de los fondos acumulados en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Desde entonces, el proyecto ha permanecido en el Senado. En ocasiones, sus proponentes lo retoman y ocupa un lugar en la opinión pública, tal como sucede en la actualidad.

Proyectos de ley como este se encuentran en diferentes parlamentos de países con sistemas de capitalización individual en América Latina.

Le invitamos a leer: Entre desconfianza, reinicia diálogo para reflotar pensiones en Panamá

Antecedentes sin brillo

Desafortunadamente para los trabajadores chilenos y peruanos, en sus países fueron aprobadas legislaciones de este tipo.

Por muy bien intencionadas que parezcan estas propuestas, sólo ocasionan problemas de largo plazo. Sin embargo, en el caso dominicano, las consecuencias de corto plazo también serían negativas para la economía.

“La finalidad de los sistemas de pensiones es garantizar ingresos para los trabajadores”

Miguel Collado Di Franco

Las pensiones, ¿para qué?


Los ahorros administrados por los fondos de pensiones son recursos para cumplir un objetivo de largo plazo.

La finalidad de los sistemas de pensiones es garantizar ingresos para los trabajadores y sus familias una vez alcanzada la edad de retiro.

Al hacer un análisis, en consecuencia, este tipo de iniciativas se oponen al principio para el que fueron creados los fondos de pensiones.

Un entorno adverso

En el caso particular de República Dominicana, los fondos de pensiones han operado en un contexto económico caracterizado por alto desempleo, bajos ingresos y alta informalidad, que antes de la pandemia rondaba el 55%.

En una economía poco competitiva como la dominicana, con altos costos de formalización y rigideces estructurales en el mercado de trabajo, los ahorros individuales de los trabajadores formales que han estado cotizando proyectan bajas pensiones.

Entonces, si ahora se permite retirar un 30% de esos ahorros, se coloca un riesgo mayor al monto de las pensiones de los ciudadanos.

Más a fondo

¿Por qué decimos que en el caso dominicano existiría un problema adicional de corto plazo? Es imposible no pensar lo que implicaría tratar de hacer líquidos esos fondos.

Tal y como sabe cualquier persona que entiende cómo funcionan los sistemas de capitalización individual, las AFP invierten los ahorros de los trabajadores.

El portafolio de inversiones depende de diversos factores. En República Dominicana, las opciones de inversión son muy limitadas, y no pueden ser colocados fuera del país, como sí sucede en Chile y Perú.

Los fondos de los trabajadores dominicanos están contribuyendo a financiar el déficit fiscal consolidado del Estado.

Le invitamos a leer: Chile tiene el mejor sistema de pensiones en Latam

Dinero que trabaja

El 31.5% está invertido en títulos del Banco Central de la República Dominicana (BCRD) y 47.5%, en bonos del Ministerio Central, de acuerdo con datos de la Superintendencia de Pensiones.

El 30% de los ahorros equivale a más de 3,300 millones de dólares, es decir, cerca de un 4% del PIB de República Dominicana. Los fondos invertidos en títulos del BCRD casi alcanzan esa suma.

Sin embargo, la emisión de dinero inorgánico necesaria para redimir los títulos ocasionaría niveles de inflación y de pérdida de valor del peso, que afectaría significativamente a los mismos trabajadores y, en particular, a los más pobres.

Lo que vendría

Estos últimos son, en su mayoría, empleados informales que no están cotizando y serían quienes paguen los platos rotos de la medida populista.

Los congresistas ayudarían más a los trabajadores legislando para que los ahorros previsionales puedan ser mayores.

Tal finalidad se consigue con una economía más competitiva y un mercado laboral más dinámico. Mientras tanto, esperamos que esta pieza perima y pase al olvido.

Le invitamos a seguirnos en nuestra cuenta de Twitter: @Forbes_CA

*Vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles, CREES. Twitter: @miguelcdf