Reuters.- América no se está comportando como una región que experimenta un brote cada vez más grave de COVID-19, dijo el miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne.

Este aumento de las infecciones es alarmante pero no sorprendente en medio de la relajación de medidas de confinamiento, afirmó Etienne, quien añadió que la vacunación no será suficiente para detener esta ola de contagios.

“Las variantes altamente transmisibles se están extendiendo y las medidas de distanciamiento social no se observan tan estrictamente como antes“, aseguró Etienne durante la conferencia de prensa semanal de la OPS.

“No estamos actuando como una región en medio de un brote que se agrava”, añadió.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

En los últimos siete días se han infectado más personas de COVID-19 en América que durante la mayoría de las semanas del año pasado, señaló Etienne, mientras que las muertes semanales superan a las de cualquier semana de 2020.

“Sencillamente, no hay suficientes vacunas disponibles para proteger a todo el mundo en los países de mayor riesgo”, destacó Etienne. “Tenemos que detener la transmisión por cualquier medio posible con las herramientas que tenemos a mano”, subrayó.

La funcionaria estimó que pasarán algunas semanas antes de que se normalice el suministro de vacunas y dijo que los países deben seguir administrando las vacunas de AstraZeneca, ya que los efectos adversos son muy raros.

Además, consideró que dirigentes de todos los niveles pueden desempeñar un papel crucial reforzando medidas a la primera señal de aumento de las infecciones.

“Se ha notado un relajamiento obvio en la implementación de medidas de salud publica”, dijo el gerente de Incidente para COVID-19 de la OPS, Sylvain Aldighieri, quien añadió que, independientemente de la variante, la enfermedad tiene la capacidad de saturar los sistemas sanitarios.

Los países con aumentos significativos de casos en América deben considerar medidas de confinamiento, aunque si los brotes ya son visibles puede ser demasiado tarde, dijo en tanto el director de Emergencias en Salud de la OPS, Ciro Ugarte.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

“Esas decisiones tienen que ser localizadas en las áreas geográficas donde hay un incremento”, estimó, y añadió que esas medidas deben tener una duración limitada.

Si el COVID-19 no se controla en todo el mundo, existe el peor de los escenarios en el que surja una nueva variante resistente a la vacuna, dijo el subdirector de la OPS Jarbas Barbosa.

Más de 1.3 millones de personas se infectaron en América y casi 36,000 murieron la semana pasada, dijo la OPS.