EFE.- El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, ha viajado a Centroamérica para “reforzar el compromiso” del organismo con las comunidades vulnerables, a las que se ha ofrecido “medios de vida sostenibles y seguridad alimentaria en sus hogares” para ayudarles a evitar la migración.

Beasley se reunió este fin de semana con familias de Honduras y Guatemala “afectadas por el cambio climático”, que al mismo tiempo sufren “pérdida de empleo y una desigualdad creciente, una secuela del COVID-19″, informó este lunes el PMA, con sede en Roma.

La “construcción de resiliencia” fue el núcleo de la visita de Beasley a los dos países centroamericanos, donde el PMA ofrece ayuda técnica y financiera a las comunidades para “adaptar su producción al cambio climático y generar más ingresos”, consiguiendo que “los granjeros mejoren sus métodos y diversifiquen cosechas y sustentos”.

El hambre en América Central se cuadruplicó en los últimos dos años y alcanzó los ocho millones de personas desnutridas, de las que 1.7 millones requieren “asistencia alimentaria urgente”, según la PMA.

Le puede interesar: Desnutrición aguda se dispara en más de 20 países, alertan FAO y PMA

Este aumento del hambre también hizo crecer el número de personas con intención de migrar y según una evaluación realizada por el organismo de la ONU en enero pasado, el 15% de las personas entrevistadas querían migrar, frente al 8% en 2018.

“Cuando no tienes comida para alimentar a tus hijos, cuando no tienes dinero para comprar medicinas, caes en la desesperación. La gente no quiere abandonar sus hogares, se les fuerza a hacerlo”, dijo Beasley.

El director del PMA añadió que las personas en esta situación necesitan “ayuda urgente con la alimentación, así como un desarrollo a largo plazo que requiere más que un enfoque fragmentario”.

A Estados Unidos le cuesta “4,000 dólares por persona y semana ayudar a adolescentes y niños en la frontera”, mientras que al PMA le cuesta entre “uno y dos dólares por persona y semana ayudar a la población en América Central” a través de proyectos de resiliencia, indicó el organismo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Beasley también viajó a Haití para observar el trabajo del PMA con comunidades rurales para rehabilitar cuencas de sal e “incrementar la productividad”, así como los preparativos para la próxima estación de huracanes en junio.