La inversión que realice Estados Unidos y México a Centroamérica podría incrementar los empleos en la región, lo que podría reflejarse en una desaceleración de los flujos migratorios a Estados Unidos, de acuerdo con la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

A diferencia de la política migratoria impulsada por el expresidente Donald Trump, el actual mandatario Joe Biden, decidió discutir el financiamiento los países del Triángulo Norte, reconoce Alicia Puyana, investigadora de FLACSO México.

Explica que la intención, de que tanto México como Estados Unidos realicen inversiones en América Central, influiría para elevar la tasa de crecimiento económico, distribución de la riqueza y reducción de los factores económicos que promueven la migración.

Este lunes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador insistió en que buscará convencer al presidente estadounidense, Joe Biden, en invertir alrededor de 1,400 millones de dólares para ampliar el Programa Sembrando Vida a Centroamérica.

“El presidente Joe Biden tiene que irse con mucho cuidado con la política migratoria para retirar las bases populares de Donald Trump en aquellos estados rurales y empobrecidos, porque se contrajeron actividades industriales. No creo que se dé el lujo de ser muy liberal”, señala la académica

Detalla que en caso de aprobarse los apoyos para Centroamérica podría haber un crecimiento acelerado de la economía estadounidense, así como mayores oportunidades laborales para las y los migrantes que envían remesas a América Central.

Le puede interesar: Kamala Harris viajará a México y Guatemala para hablar sobre migración

El Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) informó durante 2020 las remesas a Latinoamérica y el Caribe en el primer trimestre de 2020 tuvieron un crecimiento del 8.8% respecto al observado en el mismo periodo del año anterior.

Es en el segundo trimestre se registró una tasa del -4.0%, para posteriormente recuperarse durante el tercer trimestre a una tasa del 12.5% y acelerándose durante el cuarto trimestre a una tasa del 15.7 por ciento.

“Las remesas tienen menos que ver con el crecimiento de las economías de los países de Centroamérica, y mucho más con el crecimiento de la economía estadounidense, y el aumento de los ingresos de los migrantes que están en Estados Unidos y giran remesas”, aclara Puyana Mutis.

Por otra parte, sostiene que el compromiso de México para reforzar la vigilancia en la Frontera Sur, es una acción que Joe Biden puede considerar como un apoyo de su política general y ver con buenos ojos al gobierno mexicano.

“Para Estados Unidos la política migratoria es, ante todo, las implicaciones que pueden haber al otorgar plenos derechos civiles a los migrantes. Para México tiene otro sentido. En primer lugar, un sentido como país que expulsa migrantes, y a su vez tiene que reforzar la Frontera Sur y eso ha sido una constante”, concluyó la experta.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter