La transformación digital, la sostenibilidad, y la colaboración público-privada son la clave para que Iberoamérica pueda recuperarse de los efectos económicos, sociales y de salud tras la pandemia por COVID-19.

Durante la inauguración del XIII Encuentro Empresarial Iberoamericano, en el marco de la XXVII Cumbre Iberoamericana, Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) reconoció que el sector empresarial mantendrá su intención de participar en la recuperación de la región.

Asimismo, señaló que los compromisos de la Agenda 2030, la transición ecológica y la innovación serán garantía de prosperidad e inclusión en Iberoamérica.

“Deberemos sentar de nuevo los pilares en los que cimentar la recuperación de los países de Iberoamérica, una región que debe ocupar el puesto que merece. No vamos a escatimar esfuerzos para poder consolidar un marco institucional sólido, capaz de orientar las diferentes políticas públicas hacia un plan de desarrollo eficaz y equitativo”, insistió.

En su intervención, Erol Kiresepi, presidente de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), aseguró que la innovación está más abierta a la colaboración, tanto entre empresas como con instituciones públicas, sociedad civil, clientes y proveedores, por lo que se debe aprovechar la oportunidad en Iberoamérica.

“El éxito en la recuperación dependerá en gran medida de la capacidad que, como sociedad, tengamos de generar partenariados público-privados eficaces. La pandemia ha demostrado lo esencial que resultan estos partenariados en muchos ámbitos, incluyendo el de la investigación, el desarrollo y la innovación”, sostuvo.

Agregó que se debe trabajar en la transición hacia modelos innovadores de negocios considerando el surgimiento de nuevas y diversas formas de empleo, que permiten flexibilidad a empresas y trabajadores de encontrar acuerdos que se adapten a sus necesidades.

Le invitamos a leer: Empresas iberoamericanas abogan por energía verde para superar crisis

Las instituciones de Iberoamerica participantes suscribieron un manifiesto mediante el cual asumen los retos para la recuperación de los países iberoamericanos y de la transformación productiva.

El documento resalta el compromiso del sector privado con el desarrollo sostenible, el cambio climático, y la protección del medio ambiente. También, sostiene que la digitalización es y será el motor del cambio social y económico de este siglo.

Las instituciones sostuvieron su compromiso por la transparencia, la gobernabilidad pacífica y la democracia participativa. Del mismo modo, por la cooperación multilateral e institucional, el liderazgo comprometido y el diálogo social.

En ese sentido, Rebeca Grynspan, secretaria general Iberoamericana, reiteró que los países e instituciones deberán colaborar para avanzar en los compromisos empresariales, creando alianzas y con mejor gobernanza.

“Es una oportunidad para que el sector empresarial iberoamericano haga oír su voz y sus aspiraciones. En 2020 nos unió el problema y en 2021 nos tendría que unir la solución. Las empresas han estado ahí desde el comienzo de la crisis y van a seguir estando en todo el trabajo que nos queda por delante”, sentenció.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook