EFE.- Integrar las energías renovables en los planes de estímulo tras la pandemia es clave para impulsar la recuperación de la economía de Panamá, fuertemente golpeada por las consecuencias de la crisis sanitaria, indicó un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) difundido este miércoles.

“El sector energético está en el corazón de la economía nacional y juega un papel crucial en la recuperación económica”, dijo la coordinadora de Finanzas Climáticas de la Unidad de Cambio Climático del PNUMA en América Latina y el Caribe, Mercedes García Fariña.

El estudio demuestra que apostar por un “Modelo Económico Verde” a través de las energías limpias tiene grandes beneficios económicos a corto, medio y largo plazo, como la creación de puestos de trabajo y un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) del país mientras que se está acorde con el medio ambiente.

Uno de los resultados del estudio revela que “el incremento en los niveles de ambición climática para la recuperación del COVID-19 es directamente proporcional a los beneficios que pueden obtenerse”, pues el 70% de estos corresponde a las ganancias adicionales en el PIB real, 26% a ingresos públicos adicionales y 4% a ingresos laborales adicionales.

Le puede interesar: Empresas proponen plan para reactivar e impulsar la economía en Panamá

Esto supondría unos 160,650 millones de dólares para la economía panameña frente a una inversión de 47,000 millones, con un estímulo de hasta 2.35% adicional en el PIB, y beneficios de entre 2.11 y 3.4 dólares por cada dólar invertido, junto con la creación de más de 10,000 nuevos empleos directos.

Una ” transformación integral del sistema energético” supone eliminar las ayudas a los combustibles fósiles además de orientar y aumentar las inversiones hacia las energías limpias y la eficiencia, junto con la “electrificación” del transporte.

Es posible reducir las emisiones del sector energético hasta 24% en 2024, y eliminado las ayudas a combustibles fósiles a partir de 2025, se generarían ahorros de hasta 3,700 millones en 2050, indicó el informe.

PANAMÁ, “CATALIZADOR” DE LA RECUPERACION ECONÓMICA

“En medio de una difícil situación fiscal, la orientación de las intervenciones en políticas públicas y las inversiones hacia la transición energética como parte de las medidas de recuperación económica, Panamá sería un catalizador de la recuperación para los próximos cuatro años”, agregó Fariña.

El informe plantea tres escenarios de transición energética: Business as usual (BAU), que refleja una continuación de las tendencias históricas, Agenda de Transición Energética (ATE3), la cual considera los planes energéticos actuales de Panamá y Carbono Cero3, que conduce a un sector de la energía y del transporte de pasajeros de cero emisiones para 2050.

Para 2030, los escenarios ATE3 y Carbono Cero3 cuestan, respectivamente, 9,030 millones y 20,010 millones más de dólares que el escenario BAU, pero sus aportes corresponden a 7,000 millones y 26,700 millones en ganancias adicionales, y para 2050 las ganancias serían de 44,500 millones y 160,650 millones, cada una.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Los paquetes de estímulo económico basados en la transición energética permiten al Gobierno de Panamá alinear las necesidades inmediatas de impulsar la económica y generar empleos, al mismo tiempo que establecer una senda próspera de desarrollo económico para las próximas tres décadas acorde al Acuerdo de París”, señaló Fariña.

La economía de Panamá se derrumbó un 17.9% en el 2020 a causa del COVID-19, que ha infectado a 361,319 personas y matado 6,192 en poco más de un año de crisis, se acuerdo con los datos oficiales.