América Latina y el Caribe fue la región en desarrollo más afectada por el COVID-19 de acuerdo con la Cepal. La pandemia profundizó la desigualdad, el espacio fiscal limitado y la baja productividad, por lo que estima que la recuperación del PIB en la mayoría de los países de la región sea después de 2023.

A través del Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2021, la Cepal explicó que la expansión del gasto público para enfrentar la crisis y la caída de la recaudación tributaria aumentó los déficits fiscales y los endeudamientos en la región.

De acuerdo con el documento Latinoamérica presenta el mayor servicio de la deuda externa en relación con las exportaciones, que se sitúa en el 59 por ciento.

El informe detalla que la recaudación tributaria se vio particularmente afectada sobre el consumo privado. A nivel regional, la contracción de los ingresos totales representó 0.5 puntos porcentuales del PIB.

Al profundizar sobre la situación, en los países de América Central, México y República Dominicana la contracción fue de 0.3 puntos porcentuales del PIB.

Respecto a la deuda pública en la región, al cierre de 2020 alcanzó en promedio 56.3% del PIB, cifra que fue 10.7 puntos porcentuales superior al cierre de 2019.

El endeudamiento público de Centroamérica, México y República Dominicana cerró en 53.2% del PIB durante el cuarto trimestre de 2020.

Costa Rica alcanzó 67.9%, Panamá con 61.3%, Honduras con 59.5%, El Salvador con 58.7%, República Dominicana con 55.9%, Nicaragua con 47.9% y Guatemala con 32.5 por ciento.

Puedes leer: La deuda externa de Nicaragua es de 12,040 millones de dólares, 95.2% del PIB

República Dominicana es el país en que el incremento de la deuda pública fue mayor, debido a que entre 2019 y 2020, aumentó 16.3 puntos porcentuales del PIB.

La Cepal destacó que la trasformación de la región depende de la capacidad de mantener una política fiscal expansiva que vincule las necesidades de financiamiento de corto plazo para hacer frente a la pandemia con las inversiones requeridas en el mediano plazo.

“Es fundamental avanzar en el fortalecimiento de la recaudación tributaria, de forma progresiva y efectiva, a fin de generar el espacio fiscal necesario para responder a mayores demandas de gasto asociadas al impulso de una recuperación transformadora enfocada en el desarrollo sostenible”, enfatizó.

El organismo reconoció que en la región los sistemas tributarios generan recursos insuficientes para cubrir las necesidades del gasto público.

Además, observó gran interés en el uso de los impuestos sobre el patrimonio, sin embargo, para su correcta aplicación se debe evaluar la calidad y cantidad de información con la que cuentan los organismos fiscalizadores.

“Se requiere fortalecer la capacidad fiscal del Estado a través de una política tributaria progresiva que no solo incremente la recaudación tributaria para ampliar el espacio fiscal, sino que también tenga un impacto positivo en la mejora de la distribución del ingreso” expresó la Cepal.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook