Reuters.- JPMorgan dijo el viernes que lamentó haber apoyado a los clubes de fútbol que lanzaron una Superliga europea rupturista después de que el plan colapsó a principios de esta semana debido a una tormenta de protestas de fanáticos y políticos.

“Claramente juzgamos mal cómo sería visto este acuerdo por la comunidad futbolística en general y cómo podría afectarlos en el futuro”, dijo un representante del banco. “Aprenderemos de esto”.

JPMorgan otorgó una subvención de 3,500 millones de euros (4,200 millones de dólares) a los clubes fundadores para gastar en infraestructura y recuperación por el impacto de la pandemia COVID-19.

El banco fue el único prestamista de la nueva competición de fútbol ideada por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

Le puede interesar: La Superliga europea muere entre rechazos de autoridades y seguidores

El paquete de financiación fue clave para ayudar a Pérez a ganarse la confianza de otros clubes europeos importantes y redactar un acuerdo vinculante que comprometía a un total de doce clubes, incluidos Juventus, Manchester United , Liverpool y Barcelona al nuevo torneo, destinado a aumentar los ingresos.

No obstante, el plan colapsó el 21 de abril, a menos de 48 horas de ser anunciado, ya que ocho de los 12 miembros fundadores de Inglaterra, Italia y España abandonaron el proyecto bajo la presión masiva de aficionados, políticos, autoridades futbolísticas e, incluso, la familia real británica.

Muchos hinchas acudieron rápidamente a Twitter para pedir un boicot al banco de Wall Street. “Evitaremos cualquier negocio o producto financiero en el que JPMorgan tenga sus patitas sucias”, tuiteó un aficionado enojado el 19 de abril.

El banco también tuvo su calificación de sostenibilidad corporativa rebajada por Standard Ethics por su papel en el financiamiento de la nueva competición.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter