Los emprendedores de Centroamérica y República Dominicana (CARD) han logrado salir adelante a pesar de que la crisis económica generada por el Covid-19 les generó cuantiosas pérdidas y en muchos casos la quiebra. Esto, como consecuencia de las políticas de distanciamiento social y las restricciones comerciales y de movilidad de los gobiernos.

Por fortuna, en los últimos meses, quienes integran este ecosistema de negocios en la región han demostrado ser resilientes a la hora de vender sus productos y servicios en las circunstancias actuales.

Basta ver los datos del reporte Los ecosistemas de emprendimiento de América Latina y el Caribe frente al Covid-19, Impactos, necesidades y recomendaciones. El estudio, presentado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Prodem y la Universidad Nacional de General Sarmiento, está basado en 2,232 respuestas de emprendedores de 19 países.

Le invitamos a leer: Un nuevo modelo disruptivo de emprendimiento

El ecosistema en Latam

El informe indica que ocho de cada 10 encuestados están siendo fuertemente afectados por la crisis desatada por la pandemia. De hecho, el 84% ha visto muy deteriorado su flujo de fondos y el 75% tuvo que reducir su actividad productiva (la mitad tuvo que detenerla).

Además, la mitad todavía no había puesto en marcha su emprendimiento o había interrumpido el proceso. Otro dato interesante es que el 53% de los que ya vendían dejaron de hacerlo. El estudio explica que el ánimo emprendedor de los equipos y los empleados cayó como consecuencia de todos estos factores.

Pero a pesar de este escenario seguimos viendo el surgimiento, la reconfiguración o los inicios de la consolidación de todo tipo de startups creadas por centroamericanos y dominicanos. Lo mismo ocurre para generar negocio en esta zona que en otras partes del continente o inclusive en sitios ubicados del otro lado del mundo.

En este sentido, hay tendencias muy marcadas, como el desarrollo de empresas que echan mano de la tecnología para satisfacer la demanda de sus consumidores. Esto, en áreas como el sector financiero (FinTech), los seguros (InsurTech), salud (MedTech), la educación (EdTech e-Learning), el entretenimiento digital, la Inteligencia Artificial (IA), el blockchain y el e-commerce, entre otros.

Le invitamos a leer: Cómo hacer un presupuesto eficiente para emprendedores

Nuevos emprendedores

También están los negocios más tradicionales. Entre ellos, los relacionados con el deporte, el turismo, el bienestar o los que tienen que ver con prácticas sustentables o de carácter social. En este caso, los nacidos en CARD han logrado escalarlos y llevarlos a otras latitudes mediante sus habilidades empresariales, así como su capacidad para innovar.

En la región destacan emprendedores como el salvadoreño Gerardo Salandra. Este joven fue a estudiar a Europa y de ahí partió a Hong Kong, donde desarrolló Respond.io. Se trata de una plataforma de chatbots utilizada por más de 25,000 empresas de 120 países, como Givenchy, PWC, Bayer y AXA.

Otro caso es el del dominicano Eddy Alvarado, fundador de Agro 360. Su startup que busca mejorar la productividad agrícola mediante tecnología. Así contribuye a la lucha contra el hambre y la pobreza, disminuir el impacto ambiental de la agricultura y generar empleo para jóvenes en zonas rurales.

Como podemos ver, sobran casos de éxito para inspirar a los emprendedores, quienes deberán reconfigurarse para librar la profunda crisis económica que ha traído el Covid-19.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA