Debido a la pandemia del COVID-19, el turismo nacional se convirtió en el nuevo enfoque de reactivación económica para Guatemala. La busqueda de espacios abiertos y exclusivos permitió que las desarrolladoras vislumbraran en el nodo del Pacífico una oportunidad para atraer mayor afluencia de viajeros.

No obstante, gracias a la información proporcionada por Prensa Libre, las inversiones disminuyeron y el sector se contrajo un 6.2% en 2020. Pese a la situación, se espera que este año Guatemala tenga un crecimiento del 7.5%, y para lograrlo, deberán tomarse en cuenta diversos factores.

Ricardo Maza, profesional en Bienes Raíces, explicó al medio que uno de los atractivos más grandes se reflejarán en las casas de alquiler y la compra de viviendas y terrenos en el sector. Lo anterior, se resume en 30 kilómetros de playa desde el puente de Iztapa hasta la barra del río Los Esclavos.

En esos lugares, la inversión ha crecido favorablemente. En 2019, Oceana Resort & Conventions inició operaciones y cada vez son más los espacios residenciales como La Mar, Blac Monterrico, El Muelle y Villas Cariló en dicha ubicación.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Pese a que el panorama es favorable, será necesario que el mercado contemple conceptos de innovación respecto a los destinos turísticos que actualmente se ofertan. La entrada de equipos multidisciplinarios será vital para idear proyectos que atraigan a nacionales y extranjeros a Guatemala.

Zel Girón, presidente de la Asociación de Hoteleros de Monterrico, dijo a Prensa Libre que también deben considerarse aspectos relacionados con la infraestructura para brindar servicios de calidad a los turistas. Asimismo, se deberá prestar atención a los costos de operación y mantenimiento para la elección de materias primas que den pie a la construcción de proyectos futuros.

Arribo de conceptos innovadores

La Mar, un concepto de villas ubicado en el kilómetro 14.5 de la carretera que se levanta rumbo a Iztapa, Guatemala, significó una inversión de casi cuatro millones de dólares. El terreno tiene una extensión de 135,800 metros cuadrados, lo que permitirá la construcción de 247 villas, de las cuales ya se han culminado 39.

El gerente general del grupo Krea, desarrolladora de este proyecto, Daniel Morales, indicó que La Mar resulta de una idea innovadora porque el propietario puede recibir de vuelta un 8% o 10% de lo invertido gracias a la cartera de rentas internas.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La obra ya generó 100 plazas de empleo durante la construcción de las villas y contó con la participación de 30 colaboradores operativos.

Zonas de potencial económico

Tras la evaluación de Inversión Productiva realizada en el territorio, se pudo efectuar un análisis del Índice de Competitividad Local que alberga el municipio de Iztapa.

El investigador asociado de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), señaló que dicho sitio tiene una calificación de competitividad de 55.24 puntos sobre 100. Este resultado lo ubica en la posición 46 de 340 municipios.

Para que esto sea así, el lugar brinda una amplia flexibilidad en el mercado laboral, estabilidad económica e inversión hacia aspectos de infraestructura. Sus puntos débiles se perciben en la falta de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC’s), un mercado financiero incipiente y una gestión poco institucional por parte de las autoridades locales.

En el caso de Monterrico, la calificación fue de 48.81 puntos sobre 100, lo que le otorga el lugar número 120 de 340. Éste es reconocido en Guatemala por su institucionalidad relativamente confiable y el dinamismo de sus negocios, en contraposición con la falta de TIC’s y el desempeño cuestionable del sector educativo y el sector salud.