El Banco Mundial indicó que la reducción de costos, barreras intrarregionales, el fortalecimiento de la infraestructura física y digital, así como la atracción de inversión extranjera, son factores que ayudarán a la recuperación económica de la región tras la pandemia de COVID-19.

A través del informe “Desatando el potencial de crecimiento de América Central”, el Banco Mundial mencionó que para lograr un crecimiento robusto de Centroamérica, se necesita una participación efectiva en las cadenas de valor mundiales e inversión empresarial en innovaciones para mejorar la productividad.

Durante los últimos 30 años, Centroamérica creció a una tasa promedio de más de 4.5%. Panamá es el país que más avanzó hacia el nivel de ingreso per cápita de Estados Unidos seguido de Costa Rica. Mientras que, El Salvador y Guatemala avanzaron más lentamente pero de forma sostenida.

El crecimiento de las exportaciones jugó un papel importante para el sostenimiento económico de la región. Por ello, el Banco Mundial propuso promover el comercio intrarregional a través de la incorporación de un proceso único y digitalizado para el cruce de fronteras para reducir el costo en tiempo a cero.

Además, la profesionalización de capital humano es fundamental para el desarrollo de industrias modernas que sean intensivas en mano de obra capacitada.

Le invitamos a leer: Recuperación del PIB en gran parte de AL será después de 2023: Cepal

El documento reconoce que Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala Nicaragua y Honduras tienen un déficit en la disponibilidad de mano de obra capacitada relativo a la demanda de las empresas.

Por otra parte, es necesario impulsar la inversión para cerrar las brechas de infraestructura física y digital, ya que de lo contrario se exacerba la pobreza y desigualdad.

“Sin un aumento de la inversión en infraestructura prioritaria, se inhibirá el crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios modernos y se reducirán los incentivos a innovar. La infraestructura energética, de transporte, de telecomunicaciones y la digital de estos países se ve afectada, en distinto grado, por el bajo nivel de inversión pública”, advierte el informe.

Para la atracción de inversión extranjera en los países centroamericanos, se requieren grandes proyectos, con reglas claras, instituciones capacitadas, disponibilidad fiscal y alianzas público-privadas.

Finalmente, reconoció que la desaceleración en el crecimiento de la fuerza laboral observada en los países centroamericanos puede contrarrestarse, en parte, con un aumento de la tasa de participación de las mujeres en edad laboral.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook