El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) destinará 600 millones de dólares a El Salvador para propiciar la recuperación económica del país tras la crisis desencadenada por el COVID-19.

De acuerdo con el Diario, el organismo destacó el panorama crítico que viven actualmente los negocios del territorio y la interrupción de actividades que afectaron a micro, pequeñas y medianas empresas. La falta de liquidez, así como la incapacidad de pago, generaron desigualdad y detuvieron los esfuerzos ejercidos para reducir los índices de pobreza.

Luis Rodríguez, director del BCIE de El Salvador, resaltó este hecho como una hazaña de integración histórica y de alto impacto: “Debemos considerar que tiene un efecto rebalse sobre toda la región centroamericana, tomando en cuenta que muchas Mipymes son exportadores, importan servicios y productos”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Por medio del “Programa de Apoyo a Medidas de Recuperación Económica Implementadas en Beneficio de las Empresas y el Empleo Afectados por el COVID-19”, se brindará dicho apoyo y asistencia al país centroamericano en su camino hacia la reactivación.

Éste cuenta con tres subprogramas más dirigidos a las mipymes. El primero otorgará subsidios de 140 mdd a los empleados; el segundo dará créditos de 300 mdd; y el último asignará financiamientos productivos a los empresarios y comerciantes pertenecientes al sector informal por 100 mdd.

Esto beneficiará a más de 24,000 mipymes, gracias a lo cual se retendrán 100,000 empleos.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El ministro de Hacienda, José Alejandro Zelaya, destacó que las acciones implementadas concederán al territorio los medios suficientes para superar los retos sociales y financieros que se padecen actualmente. Por su parte, el presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi, expresó:

“Estamos seguros de que esta aprobación histórica por nuestro Directorio significará un estímulo a corto, mediano y largo plazo para las mipymes de El Salvador que se han visto afectadas por la crisis, y acelerará las inversiones dedicadas a superar los retos sociales y económicos de la nación”.

La iniciativa se acordó dentro de la Estrategia Institucional del BCIE 2020-2024 para el Eje Estratégico de Desarrollo Humano e Inclusión Social. El fin es generar una mayor calidad de vida para los habitantes salvadoreños y fortalecer los factores económico, social e institucional de los estados miembros.

Se espera que estos recursos impacten a 4 millones de personas, incluidos propietarios, empleados y grupos familiares.