DW.- La presencia de la energía nuclear en América Latina es aún modesta. Solo existen siete reactores en funcionamiento en la región y dos de ellos se encuentran en México. El proyecto tuvo su origen en el programa Átomos para la Paz, promovido por Estados Unidos y la ONU tras la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, tardó en cristalizarse y la planta de Laguna Verde, en el estado de Veracruz, no entró en marcha hasta 1990. Hoy aporta algo más de 5% de la electricidad del país, al tiempo que despierta fuertes críticas entre sus detractores.

Juan Eibenschutz, director general de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), ha estado muy ligado al desarrollo del programa nuclear mexicano desde sus inicios. En sus más de 60 años de carrera ha sido testigo de todo tipo de efectos indeseados del que se prometía como uno de los mayores avances tecnológicos del siglo XX, desde los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki hasta los devastadores accidentes de Chernóbil y Fukushima. Y pese a todo, Eibenschutz aún defiende con vehemencia el uso civil de la energía atómica, sobre todo como parte de la solución a un problema que considera aún más grave: el cambio climático.

DW: Señor Eibenschutz, ¿cree que la seguridad de las centrales nucleares ha mejorado desde los accidentes de Chernóbil y Fukushima?

Juan Eibenschutz: El récord de seguridad de la industria nuclear es de los más elevados en cualquier tipo de industria. Efectivamente, como resultado de los accidentes que han ocurrido, la seguridad también ha avanzado mucho.  De cualquier manera, estamos ante un proceso asintótico. Se gasta mucho dinero en reducir las probabilidades de accidente, pese a que la seguridad de las instalaciones nucleares es ya de por sí muy alta. A mayores medidas para incrementar la seguridad, mayores costos. Allá es hacia donde conduce la opinión pública y por lo tanto la reacción de la industria.

Existe preocupación por el vertido al mar de las aguas radiactivas de Fukushima. ¿Está justificada?

La radiactividad es un fenómeno cuantitativo, no cualitativo. Hay materiales radiactivos que son sumamente peligrosos y de los que hay que cuidarse mucho. Hay que protegerlos, confinarlos, guardarlos con mucho cuidado y establecer muchas barreras para evitar su difusión. Pero cuando disminuye la radiactividad, no ofrecen ningún peligro. En el caso del agua radiactiva de Fukushima, los niveles de radiactividad son casi los del ambiente normal. No conozco los detalles, pero lo que sí puedo garantizar es que, si se hace un análisis, el nivel de radiactividad del entorno no va a subir lo suficiente como para representar un peligro.

Le puede interesar: Japón vertirá agua contaminada del desastre nuclear de Fukushima al mar

Hace algunos meses la central de Laguna Verde hizo saltar las alarmas en varios medios de comunicación por un supuesto riesgo de accidente. ¿Qué ocurrió?

El origen de todos esos reportes está en la reproducción de un informe del operador de la central, que tiene su modo de calificar las distintas situaciones en las que se encuentra la planta. Un ciudadano que se dedica a lanzar infundios lo tradujo diciendo que la planta estaba a punto de un accidente severo. Simplemente es una mentira. El comportamiento de la planta de Laguna Verde es un comportamiento normal. No hay ningún tipo de instalación en la que no ocurran incidentes. El hecho de que haya algún parámetro que esté fuera de rango no quiere decir que se esté a punto de tener un accidente.

Muchos ven la energía nuclear como algo del pasado. Para ellos, el futuro está en las energías renovables…

Obviamente, las energías renovables tienen un papel muy importante y lo van a seguir teniendo. El desarrollo ha permitido reducir los costos de producción enormemente. Pero de ahí a que vayan a sustituir a todos los combustibles fósiles me parece que no es posible. No es físicamente posible. A no ser que la demanda de energía baje a 10% de lo que es actualmente.

Pero, ¿es la energía nuclear económicamente viable? Se suele decir que es una de las más costosas.

Las cuestiones económicas deben verse con mucho cuidado. En términos generales, si la energía nuclear no fuera competitiva, no existirían 400 reactores en operación en el mundo. Uno de los objetivos del desarrollo tecnológico es precisamente poder competir con otras fuentes. Pero ahora hay países que han decidido poner un impuesto a las plantas nucleares, en vez de al carbono. No lo entiendo.

Alemania va a cerrar todas sus centrales nucleares el año próximo y las de carbón en 2038. ¿Cree que es una estrategia arriesgada?

No soy quién para criticar las políticas energéticas de un país. Simplemente no lo entiendo. De ninguna manera empezaría por cerrar las nucleares, empezaría por las de carbón.

¿Hay realmente necesidad de ampliar la potencia nuclear en América Latina? Al fin y al cabo, los países latinoamericanos no cuentan entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

No hay ningún país del mundo que no esté interesado en combatir el cambio climático, independientemente de las emisiones per cápita. Además de México, tanto Brasil como Argentina tienen programas importantes de utilización de energía nuclear. Hay otros países que lo han estado considerando desde hace tiempo y en varios de ellos se habla de que eventualmente van a tener instalaciones nucleares. Cuando los pequeños y medianos reactores modulares se vuelvan comerciales, el auge de la energía nuclear en los países latinoamericanos va a ser importante. Pero estamos hablando de décadas.

¿Se debe tener en cuenta a la energía nuclear en la lucha contra el cambio climático?

Los esfuerzos realizados hasta ahora no toman en consideración el tamaño de la emergencia. Lo logrado en la contención del holocausto nuclear es comparable a lo que tiene que hacer la humanidad para contener el holocausto climático. No estamos reconociendo que estamos ante un fenómeno que puede tener consecuencias insospechadas. En ese sentido, necesitamos volver a ser conscientes de que la energía nuclear es una fuente energética que no emite gases. En el ciclo completo de vida de las centrales nucleares se emiten menos gases de efecto invernadero que en la producción y la utilización de generadores eólicos y paneles fotovoltaicos. Pero la humanidad le tiene miedo porque la primera utilización fue la bomba. Y uno de los retos importantes que tenemos es entender que no hay vida sin riesgo.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW Logo
DW Logo