EFE.- Panamá extendió por dos meses más la permanencia de 122 médicos especialistas cubanos que llegaron al país en diciembre pasado para ayudar en el combate de la pandemia, informó este martes el Ministerio panameño de Salud (Minsa).

Los 122 especialistas forman parte de un grupo de 230 profesionales cubanos que llegaron a Panamá en diciembre pasado, cuando el país centroamericano atravesaba una segunda ola de COVID-19 con récords de contagios y muertes diarios.

Tras la implantación de fuertes medidas restrictivas de la movilidad a inicios de este año, la pandemia se encuentra ahora controlada en Panamá, según las autoridades.

Sin embargo, estas esperan un posible repunte de casos en las próximas semanas por la reapertura de bares y actividades deportivas con aforo limitado.

Panamá acumula 363,165 casos de COVID-19, de ellos 3,906 activos, y 6,212 muertes en más de una año de pandemia.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Según informó este martes el Minsa, la estadía adicional de los especialistas cubanos “se concretó” con una solicitud previa a “directores médicos de varias instituciones de Salud” y se consultó a “sociedades médicas especializadas del país”.

La cartera de Salud destacó además que el acuerdo de cooperación firmado con Cuba establece la presencia en Panamá solo de “personal médico especialista, y no contempla ni contemplará personal de enfermería, médicos generales u otro personal sanitario, los cuales no forman parte del contingente original (de 230 cubanos)”.

Además, “tampoco se traerá personal médico especialista adicional al que ya se encuentra en el país”.

La llegada del personal cubano generó en diciembre la molestia de los gremios médicos locales, dado que la medicina es una de las decenas de profesiones y oficios que por ley solo pueden ejercer ciudadanos panameños.

También generó controversia el pago por los servicios de los médicos especialistas cubanos, que se hizo al Gobierno de la isla y no a los profesionales, según afirmó en una entrevista el asesor del Gobierno panameño Francisco Sánchez Cárdenas.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La contratación de los cubanos se basa en un acuerdo bilateral que preveía la llegada a Panamá de 10 equipos médicos -sin que se precisara la cantidad de personal por equipo- por un periodo de tres meses prorrogables, con un costo mensual de 591,197 dólares, según una resolución oficial difundida por medios locales meses atrás.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, agradeció al Gobierno de Cuba el envío de la misión sanitaria el pasado 28 de marzo, cuando se informó que parte del contingente de 230 especialistas isleños comenzaba a regresar a su país.