Por Sebastián Rincón

El Observatorio Ciudadano CivicLytics, impulsado por el BID y basado en la tecnología de Inteligencia Artificial ética de Citibeats, ha procesado, analizado y tipificado más de medio millón de opiniones del big data social panameño, el  cual arroja luz sobre las dificultades y las áreas de oportunidad acerca de la necesaria recuperación  económica del país, considerando  además que esta tecnología se puede extrapolar a otras naciones, a partir de la pregunta sobre ¿cuál ha sido la percepción de la ciudadanía  hacia escenarios de probable reactivación económica en plena pandemia?

El Banco Inter Americano de Desarrollo (BID) ha presentado estas conclusiones mediante el análisis de cientos de miles de comentarios de la ciudadanía en Twitter, foros, blogs y medios digitales, buscando comprender las preocupaciones y percepciones de la gente, para trazar tendencias de opinión que impacten la realidad generando iniciativas de gobierno o empresariales, contribuyendo así a la generación de nuevas políticas de inclusión ciudadana.

Salvo el sector de las telecomunicaciones (TIC), la ciudadanía que forma parte de los tejidos empresariales (empleados, empresariado, consumidor) ha expresado su preocupación solicitando de manera constante cambios en la política fiscal, moratorias fiscales, apoyos a la pequeña empresa y reapertura económica.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Cabe citar que la crisis fiscal y las medidas de austeridad están generando un creciente descontento popular contra el gobierno, expresado a través de protestas en la ciudad de Panamá a mediados de marzo del presente año.

Para agravar este problema, la agencia calificadora Moody’s rebajó la calificación de la deuda de Panamá a Baa2 desde Baa1, lo que impacta en la capacidad crediticia del país. Lo anterior no es de sorprender, ya que las cifras económicas del año 2020, aportadas por la Agencia Nacional de Estadísticas, mostraron que el PIB se contrajo un 17,9%, una contracción aún mayor que el 11% previsto por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe. Se considera que esta contracción ha sido la cuarta más grande del mundo en 2020.

 Ante esta realidad, la ciudadanía   panameña ha dado muestras de resiliencia, generando nuevos mecanismos para sobrevivir, resistiendo el impacto del desempleo y el cierre de empresas.

 El big data informa que el temor de las personas a quedarse sin recursos económicos se ha convertido en una plataforma en la que incorporación al uso de las nuevas tecnologías, y el aprovechamiento de las herramientas digitales, le ha abierto nuevas puertas a profesionistas y técnicos especializados, de cara a la pandemia y la post-pandemia.

Los datos analizados indican que la crisis económica del 2020, originada por la emergencia sanitaria, ha impactado de manera heterogénea en la economía panameña, según el sector productivo del que se trate.  Por ejemplo, el análisis de datos muestra que la reactivación económica panameña demanda nuevos empleos a un ritmo anual del 57,6%.

La herramienta utilizada por CivicLytics en alianza con Citibeats, indica que mujeres y hombres atañen parte de sus problemas a la lenta burocracia financiera, y que los fondos de apoyo para la recuperación se otorgan de manera poco transparente.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Los ciudadanos expresan, en su calidad de potenciales receptores de apoyos, grandes dudas, indicando, sobre todo, falta de claridad para el acceso a los apoyos gubernamentales; critican también la ausencia de programas estatales para estimular la economía. Numerosos sectores de la población dedicados al comercio han señalado la necesidad de crear programas de apoyo enfocados a las mujeres y a las pequeñas y medianas empresas (pymes), que representaron el 9.7% de los ingresos totales de Panamá, solo en el 2019.

Este análisis es susceptible de aplicarse a otros países de la región que sufren problemáticas similares. Cabe citar, por ejemplo, que la pandemia impulsa la transformación digital de profesionales y empresas panameñas, con un incremento mensual de la oferta de trabajo del 10,9% durante el 2020.

La escucha ciudadana a través de big data, ha permitido comprender más sobre los retos a los que se han enfrentado ciudadanos y ciudadanas, así como desafíos de las empresas panameñas durante estos meses de pandemia.

También, ha sido imprescindible escuchar las necesidades que han manifestado los ciudadanos y las soluciones sugeridas por ellos para salir de la crisis provocada por el Covid-19. Contar con esta información accionable en tiempo real agrega valor a la hora de operar de forma rápida y eficaz, impulsando acciones para la recuperación económica del país.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Finalmente, y como marco de lo que se avecina en la economía y realidad panameñas, así como en los países circunvecinos, es importante considerar que Moody’s espera que el déficit del gobierno panameño sea de alrededor del 7,5% del PIB en 2021, después de que dicho déficit llegara al 10,1% del PIB en 2020. La agencia pronostica que la producción económica no volverá a los positivos niveles pre-pandémicos hasta 2023. A finales de enero, el principal órgano del sector privado del país, la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura, advirtió que la política del gobierno no había logrado mitigar suficientemente los impactos negativos de la crisis pandémica y en algunos casos había empeorado la situación.