A través del informe “Desatando el potencial de crecimiento de América Central”, el Banco Mundial reconoció que el crecimiento económico de Centroamérica vino acompañado de un incremento en las exportaciones. Sin embargo, señaló que la participación de los productos sofisticados en las exportaciones totales sigue siendo baja.

A través del estudio, el BM indica que los bienes sofisticados brindan mayores oportunidades para aumentar la productividad, porque tienen más potencial para modernizarse verticalmente dentro de la industria.

Asimismo, menciona que le éxito de América Central en la exportación de manufacturas, especialmente su creciente sofisticación, se vio facilitado por su participación en las cadenas de valor mundiales.

Por ello, las empresas que forman parte de estas cadenas de valor pueden producir y exportar a una escala lo suficientemente grande para ser competitivas a nivel internacional, sin tener que construir la cadena de valor completa dentro su país.

También, fue más fácil modernizar los productos a lo largo de la cadena de valor, ya que las empresas extranjeras que conforman esta red compartieron su tecnología.

Asimismo, invirtieron en maquinaria y brindaron capacitación a las empresas regionales para que pudieran dominar estas nuevas tecnologías.

Le invitamos a leer: Sin infraestructura no hay desarrollo

“Para aumentar la proporción de productos sofisticados en las exportaciones regionales de bienes y actividades se debe apuntar a dos áreas: mejorar la calidad de las exportaciones existentes y diversificarse hacia exportaciones nuevas y más complejas en términos de bienes y servicios”, indica el informe.

Tras el impacto de la pandemia por COVID-19, se deben priorizar las inversiones en infraestructura para incrementar la participación de las cadenas de valor y hacer más competitivas las exportaciones al reducir costos y tiempo.

A medida que la recuperación de la actual contracción económica gana fuerza, los países deberían acelerar la apertura de sus regímenes comerciales e invertir en infraestructura, consideró el BM.

“Los elevados costos desalientan los cruces de fronteras que las cadenas de valor mundiales requieren para sus bienes intermedios. Los servicios sofisticados, como los financieros, de tecnología de información y los servicios profesionales, son exportados e importados porque pueden almacenarse digitalmente para luego ser transportados a través de una infraestructura de telecomunicaciones eficiente”.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook